Problemas estomacales, como combatirlos

Los problemas estomacales

Hay veces que nos podemos encontrar que nuestro perro o gato vomita porque ha comido algo en mal estado o bien ha comido algo que no debiera, sea o no comestible.

Debido a ello se le ocasiona un malestar estomacal, con vómitos y / o diarreas.

Lo primero que vamos hacer es poner al gato o al perro en ayuno para dejar al estómago descansa.

Si el gato o el perro tiene menos de 10 meses, no debe de estar más de 12 horas sin comer pero si el gato o el perro tiene más de 10 meses, lo tendremos 24 horas.

Ese primer paréntesis de horas sin comida es importante para que el estómago se recupere y el gato o perro comience a sentirse mejor.

Durante estas primeras 12 o 24 horas, lo que nunca debe de faltarle es el agua. Siempre debe de tener agua limpia y fresca a su disposición.

Pasado este primer periodo de ayuna, hay que pasar al segundo periodo donde iremos introduciendo una dieta blanda.

Tenemos varias opciones tanto para el perro como para el gato. Podemos ofrecer arroz cocido con pollo cocido sin nada de piel ni de huesos. Más cantidad de arroz que de pollo. Otra opción es recurrir a potitos de bebé que no contengan ni cebolla ni ajo, ligado con pollo cocido sin piel ni huesos.

Si vemos que la comida no la quiere, calentamos un poco, solo templada para que desprenda olor y se le haga la comida más apetecible.

Al día siguiente, comenzaremos a introducir poco a poco su pienso habitual, observando que lo tolera y no aparece de nuevo los problemas estomacales.

Todo esto es cuando el perro o el gato ha tenido un problema digestivo debido a una indigesta, algo en más estado, ha comido demasiada hierba o algo similar. Tenemos que descartar antes que nada que no hay problemas de parásitos, alergias, o enfermedad.

Si el perro o el gato sigue vomitando por más de tres día, hay que acudir al veterinario inmediatamente, así como si vemos sangre o algo extraño en los vómitos o diarreas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*