Que nuestro perro no nos quite comida

Que nuestro perro no nos quite comida

Ya hemos hablado de cómo intentar corregir la costumbre en un gato de robarnos la comida.

Hoy vamos a hablar de lo mismo pero centrándonos en el perro.

De igual manera , los perros nos puede quitar comida a nosotros, de la basura, de los comedero de otros animales que tengamos en casa etc. Y no es porque tengan hambre ni porque no estén bien alimentados, simplemente es porque son glotones y les puede la ansiedad por la comida.

Hay que decir, claro está, que no todos los perros son iguales. Los hay más glotones y los hay menos glotones.

Muy importante es tener claro que la educación comienza desde pequeños, desde que son cachorros. Los cachorros deben de aprender a que se come de su comedero y se come solo lo que hay en su comedero.

Tenemos que ser consientes que si somos nosotros los que comenzamos a darle al perro a destiempo cosas, tales como un poco de la comida que estamos comiendo, un poco de ese bocadillo, un poco de galleta etc, al final hemos educado al perro con que puede comer de todo y eso no es así.

El perro solo deben de comer su pienso y sus golosinas, nada más.

Si ya tu perro no es un cachorro, no desesperes que aún podemos reeducarlo, es cuestión de más tiempo, de más paciencia y de más esfuerzo por parte de ambos.

Los perros siempre deben de comer después de nosotros, es decir, llenar sus comederos tras nosotros haber comido. Nunca dejar al perro cerca de la cocina cuando estamos haciendo de comer, se vuelven verdaderas aspiradoras comiendo todo lo que se nos va cayendo al suelo. Y sobre todo, no tener al perro ni cerca ni encima cuando estamos comiendo.

El cubo de la basura, con tapadera y si puede estar dentro de un armario mejor, yo no lo tengo pero es un cubo de los grandes con tapadera de pedal que es magnífico, nadie puede meter el hocico.

Cuando el perro esté en la calle de paseo, tirón de correo cuando intente comer algo del suelo.

El NO debemos de ponerlo en práctica, hay que enseñarles que es lo que si le está permitido y el que no. No debemos de caer en su peticiones, ellos siempre nos pedirán comida si ven que cuando la piden se la damos. Tenemos que ser rectos en ese sentido. Nada de dar comida, nada de caer en sus peticiones, nada de comer con el perro cerca o encima y perro alejado de la cocina.

Cuando son cachorros, evitar cometer errores, si el perro ya es adulto, corregir poco a poco. No dar comida que no sea de perro, ser firme, decir NO cada vez que intente robar comida o cada vez que nos pida comida o cada vez que intente meter el hocico en el cubo de la basura. A base de repetición aprende, cuando veamos que se van comportando mejor, premiar, pero siempre con premios aptos para ellos, no un trozo de nuestro bocadillo o un trozo de nuestro dulce, eso lo único que hará es retroceder en el aprendizaje.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*