¿Se puede educar un gato?

Pukka es otra gata que tenemos en casa. Esta gata es de mi cuñada y terminó en casa porque por motivos laborales de sus dueños, pasaba mas tiempo sola que otra cosa. Nos dio pena y en casa está. Bueno en casa lleva ya bastante tiempo.

Pukka es una gata siamés que cuando nació estaba casi predestinada a fallecer. Nació muy pequeña, su madre casi la rechazó y mi cuñada la sacó adelante a base de biberones y muchas consultas veterinarias. Ah!!! y muchos mimos, así está la gata, que es una super mimada.

Cuando en una camada de gatos numerosa, hay algún gato mas débil, la madre lo rechaza para repartir su leche entre los mas fuertes.  Pukka llegó a casa de mi cuñada con pocos días y cada dos horas tocaba un biberón de leche especial de gatos. A todo eso le unimos que llegó llena de pulgas, llena de hongos y un sin fin de cosas mas.

Con paciencia y muchos mimos, Pukka lleva entre nosotros 7 años.

Y todo esto os lo cuento porque precisamente por su manera de llegar y su fragilidad, Pukka siempre ha sido la gran mimada. Creció estando gran parte del día en el bolsillo de la bata de mi cuñada y cuando empezó a estar lagar horas del día sola, se acostumbró a hacer lo que le daba la gana porque no había nadie quien le riñera ni educara.

¿Un gato se educa? Por supuesto!!!!  pero no podemos seguir los mismo patrones que con un perro. A un gato se le educa de maneras muy diferentes porque un gato, entre otras cosas, no tiene memoria así que cualquier cosa que le queramos reprochar tiene que ser en el momento justo en el que lo está haciendo, de lo contrario, no se enterará de nada.

Pukka es, de todos los gatos que tenemos en casa, la que pasa mas tiempo entre nosotros porque siempre está alrededor nuestra para que le demos algo de nuestra comida, o te pide que la subas a los brazos o que la acaricie y así un largo etc..

Si Luna y Artemiso son dos gatos muy independiente que apenas notas su presencia, Pukka es todo lo contrario y cuando no la ves es cuando notas su ausencia.

Depende muchísimo de nosotros, quizás debido a los traumas de cuando era un cachorro que estuvo muy malita o bien porque simplemente su carácter es así y le gusta ser siempre el centro de atención.

Le encanta estar en lo alto de la mesa de trabajo de mi mujer, es su lugar favorito, y por muchas veces que mi mujer la baje, mas veces se sube. Ella no cede.

Ya Pukka, con la edad que tiene poco le podemos corregir de sus comportamientos pero a un gato, desde cachorro, se le va marcando el camino y aprende que puede y que no puede hacer.

¿Cómo? Con dos sencillos gestos, soplar, o pulverizar con agua.

Que tenemos el gato en los brazos y nos muerde, automáticamente le soplamos en la cara, no les gusta y a base de repetirlo varias veces, relacionarán que morder conlleva soplido en la cara y dejará de hacerlo.

Que nos araña, ídem de lo mismo.

Que se nos sube en la mesa soplido en la cara, fuerte y se bajan y así con muchas mas situaciones.

Otro método es tener un pulverizador con agua a mano. Que se sube en el sofá y no queremos que se suba, se le pulveriza con agua, un poco , no hace falta que pongas chorreando ni al gato, ni al sofá. Que se sube por las cortinas, agua, que se sube al mueble, agua y así en tantas situaciones creamos conveniente.

Cada persona decidirá que quiere o que no quiere que el gato haga en su casa. Lo mismo a mi no me importa que el gato se suba al sofá pero a ti si te importa.

Lo que si es importante es marcarle el camino desde pequeñito, cuando alcanza la edad adulta, ya no hay manera de reeducarlo. Los gatos no actúan como los perros y por lo tanto no sirven ni los castigos, ni chillarle, ni hablarle ni nada de nada. Eso si, en momento de buen comportamiento, los premios si sirven, al menos eso dicen los entendidos.

En resumen, a un gato se le puede educar para que se comporte dentro de una casa de la mejor manera posible. Con sencillos gestos como el soplar o pulverizar, vamos a ir indicando que no pueden hacer. En la repetición irá el aprendizaje.

Y recuerda, si un gato te hizo una trastada y la descubres al tiempo, de nada sirve reñirle en ese momento, el gato no sabrá de que le estás hablando o porqué le estás regañando. Si te mordió el zapato y cuadno lo descubres, el gato está placidamente durmiendo en su cama, y llegas tu y le regañas, lo que el gato entenderá es que el dormir en su cama está mal, de tu zapato ni se acordará.

3 comentarios sobre:
“¿Se puede educar un gato?”
  • Hola,yo quiero tener un gatito y mi madre esta a punto de ceder… Lo unico es que mi madre sigue con la idea que se subira a las cortinas!!! Y no es asi,como bien dices en el post,si se les educa,no subira!!! Una preguntita…para que haga sus necesidades en el sitio correspondiente,que debo hacer? Gracias y saludos !!!

    • Te puedo asegurar que los gatos en la gran mayoría de los casos son animales que tienen un gran instinto a la hora de usar el arenero. Yo siempre he traido a casa gatos muy pequeños de edad, y cuando he llegado les he puesto el arenero, se lo he llenado de arena y he metido al gato una vez, no he necesitado hacerlo mas veces, es algo instintivo de ellos, ya saben que ese es su lugar.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*