Síndrome de gato paracaidista

Foto vista aqui

Cuando hoy he llegado de trabajar a casa, una de las gatas de mi vecina estaba subida en lo mas alto de uno de sus árboles. Mientras me quedé embobado mirando a la gata, una preciosa gata totalmente blanca con ojos celeste y unos 8 meses, pensé que tenía que hacer esta entrada.

Los gatos sufren un síndrome que se llama el síndrome del gato paracaidista. Dicho síndrome lo conocí en una de mis visitas al veterinario donde había un pequeño gato hospitalizado. El pobre se había lanzado de una alta altura y se había causado lesiones internas.

Un gato puede dar grandes saltos, puede escalar, subir y bajar sin ningún tipo de dato para su físico.

Hay veces que un descuido, una distracción o un mal calculo hace que el gato tenga una caída que puede ser fatal para su integridad.

Hace muchos años, cuando Artemiso era un gatito, si no llega a ser porque la ventana de piso donde vivíamos ( bastante alto por cierto), pues si no llega a estar cerrada la ventana, hubiera salido lanzado hacía abajo, en lo que hubiera sido un gran caída de mas de 10 pisos de altura. ¿Dónde iba Artemiso? Tras una paloma que vio volar y el, sin pensarlo dos veces, se lanzó y se estrelló con la ventana, a dios gracias estaba cerrada.

Pues esos detalles, esos despistes, esos errores de calculo hace que el gato tenga ese síndrome de gato paracaidista.

Si nos encontramos ante un gato que ha sufrido una caída tenemos que observarlo. No solo se pueden romper la mandíbula o algunas de sus patas, incluso costilla sino que pueden tener lesiones internas.

Si tenemos un gato que ha sufrido una caída de al menos dos pisos de alto, hay que observarlo y si se queja cuando lo palpamos, hay que visitar al veterinario.

Sobre evitar que el gato se caiga o lance , en ese aspecto poco podemos hacer, es naturaleza del gato y mas si tenemos el gato con acceso al exterior. Solo nos queda controlar al gato tras una gran caída y ver si tiene daño o no.

Sinceramente los datos sobre caídas con grandes daños son mínimos pero viendo a la gata de mi vecina me acordé y quise compartirlo con ustedes.

 

1 comentario sobre: “Síndrome de gato paracaidista”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*