Sociabilizar a un gatito

Sociabilizar a un gatito

La sociabilización de un gatito es tarea de la madre y de nosotros porque nosotros también tenemos que participar de lleno en ese periodo. La primera semana de nacidos hay que dejar a los gatitos tranquilos y lo mas aislado de todos, más por la madre que por ello. La madre necesita un periodo donde entenderá que sus gatitos no corren ningún peligro y por lo tanto no tendrá la necesidad de esconderlos. Creerme, los intenta esconder, todavia me río cuando recuerdo la primera noche a mi mujer corriendo detrás de la gata y la gata con un cachorro en la boca. Lo escondió en el ropero y mi mujer tuvo que sacar todo lo que había en el ropero porque no encontraba al gatito.

A partir de la segunda semana, hay que comenzar a sociabilizar a los gatitos, ¿cómo? pues la madre hará su trabajo por un lado, poco a poco los enseñará a moverse, a usar el arenero, a comer y beber etc pero nosotros tenemos que ser también partícipes.

A partir de la segunda semana, ya no hay que proteger tanto a los gatitos. Ya podemos dejar la puerta abierta para que todos se acerquen. Cuando digo a todo me refiero al resto de los animales que tengamos en casa , así como a las personas, adultos y niños.

Los demás animales, controlando que no el hagan nada a los gatitos, simplemente se acercarán a cotillear que es lo que hay en esa caja. Como mucho los olerán y los lamerá pero poco mas.

En cuanto a los adultos y niños, los gatitos se deben de ir acostumbrando a olores, a tactos, a ruidos. Se deben de acostumbrar a ser cogidos en brazo y a ser acurrucados y acariciados.

No hay que hacerlo todo de golpe, poco a poco, recordar que las primeras semanas apenas hacen otra cosa que no sea comer y dormir. En el momento que ya comiencen a andar y a moverse, cuando comiencen a tener mas vida y duerman menos, es cuando hay que dejarlos que exploren siempre con un control sobre donde se meten  y a donde van.

En la segunda foto os dejo una instantánea de Byanca, le encata asomarse a oler a los pequeñines. Como vemos, la madre no reacciona mal, todo lo contrario, se queda quieta, sigue recostada y relajada dando de mama. Desde el primer momento le permite a Byanca el contacto con los pequeñines. Ella no le teme a Byanca y por lo tanto, al no proteger en exseso a sus gatitos, les está enseñando que nada tienen que temer.

A partir de la 4º semana comenzaremos a introducir hábitos de higiene, cepillado diario, limpieza de oidos, corte de uñas etc.

Cuando los gatitos tengan edad de partir para su nuevo hogar, deben de estar lo mas familiarizado con todo para que así sigan desarrollandose plenamente y con seguridad. Un gato bien sociabilizado tendrá, una vez que esté solo, una vida plena y feliz.

Sociabilizar a un gatito

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*