Suelo de tierra orgánica para gallinas, compost

Las Gallinas Ponedoras

Esta entrada va dedicada sobre todo a aquellas personas que tienen unas cuantas de gallinas pero que no disponen de suficiente terreno como para tenerlas totalmente libre. Estas gallinas, seguro que las tenéis en un gallinero amplio, sobre suelo de cemento la mayoría de las veces.

Las gallinas son más felices si tienen un suelo de tierra, aunque sea un par de dedos de tierra y ahí se nos presenta el problema. Poner una capa de tierra es fácil pero estar cambiando esa tierra cada dos por tres cuando limpiamos el gallinero, ya no es tan sencillo.

Hoy os voy a contar como podemos tener siempre tierra orgánica para nuestras gallinas, reutilizables, 100% ecológicas y solo con 2 cubos o barreños.

Lo primero que vamos hacer es comprar 2 cubos o barreños lo suficientemente grandes como para que entre en cada uno de ellos la cantidad necesaria para llenar el suelo del gallinero de las gallinas. Si la superficie es muy amplia, podéis delimitar una zona, hacer lo que es un foso en el gallinero donde solo allí haya tierra.

Los cubos o barreños que compremos, tienen que ser con tapaderas.

Una vez que los tengamos en casa, vamos hacer con un trompo eléctrico y broca grande, unas hileras de agujeros a todo lo largo del cubo o barreño. Hay que agujerearlo bien porque será nuestra ventilación.

Ya tenemos los 2 cubos, los podemos tener al aire libre sin problemas.

Ahora toca poner una base de tierra en el gallinero, la primera tierra habrá que comprarla.

Mientras las gallinas están ensuciando esa tierra, en el primero de los cubo vamos a ir depositando toda la basura que se origine en casa y que se pueda reciclar. En el primer cubo iremos echando los pozos del café, toda clase de hojas y cáscaras de verduras, hortalizas y frutas, el interior de las bolsas de té, manzanilla, poleo etc.

Todo lo que metamos en el cubo tiene que ir lo más picado posible para que su descomposición no se haga muy lenta. Iremos removiendo todo cada día para que se mezcle.

El corte del césped también lo podemos poner en el cubo, así como las cacas de las gallinas que limpiemos a diario. La de otros animales NO.

En seis meses tendremos el primer cubo lleno, compostado y convertido en tierra. Es hora de retirar la tierra sucia de las gallinas que tienen en el gallinero y ponemos en el segundo cubo. El contenido del primer cubo nos sirve para poner la nueva base a las gallinas. Seguro que se divierten mucho comiéndose las lombrices que el compost ha criado.

La tierra sucia que hemos sacado del gallinero que tenemos en un cubo, repartimos entre los dos cubos y a uno de ellos se le va agregando lo que nos vaya saliendo de la cocina para compostar hasta que lo llenemos. Cuando lo tengamos lleno, se sigue llenando el segundo. A los 6 meses tendremos el primer cubo lleno de nuevo y compostado y el segundo casi casi. De ahí a que tengamos dos cubos, para que uno siempre esté listo mientras el esto está compostando.

La idea es tener dos cubos para que una vez que iniciemos el ciclo, un cubo tenga compost listo para la base de tierra de las gallinas, y el otro cubo esté en marcha compostando.

Es tierra orgánica totalmente reciclada que le viene a nuestras gallinas muy bien. No huele, ni antes, ni durante, ni después, os lo aseguro. No hay que mojar nunca el interior, solo hay que ir removiendo cada día. Siempre mantendremos tapados con las tapaderas.

Tierra sucia de las gallinas, más sus excrementos, más restos de poda del césped, mas cáscaras y hojas de frutas, verduras y hortalizas muy picado, más los pozos del café e infusiones y os aseguro que sin gastar un euro, vuestras gallinas siempre tendrán tierra.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*