Tipos de bozal

un perro con bozal

Ya hablamos hace unos días sobre el bozal y lo seguro que resulta llevar un perro con bozal.

Hoy nos vamos a centrar en el bozal en si, las clases que hay y como elegir el idóneo para nuestro perro.

Siempre es bueno tener un bozal en casa y sobre todo es muy importante que nuestro perro esté acostumbrado a llevarlo. Hoy por hoy , solo en algunos sitio es obligatorio que lleven bozal todos los perros pero nunca se sabe cuando la normativa de tu lugar de origen puede cambiar y no está de mas que tu perro esté acostumbrado al bozal.

Hay varios tipos de bozal, está el bozal de tela que es que bozal que siempre mantiene la boca del perro cerrada. Es un bozal con el que el perro no podrá nunca morder pero tampoco podrá ladrar , ni comer, ni beber con este bozal puesto. Si me apuras, no podrá ni jadear porque le mantiene la totalidad de la boca cerrada. Esto no me gusta porque un perro mantiene su temperatura corporal gracias al jadeo, si no jadea porque no puede por tener un bozal de tela puesto, el perro puede enfermar. Es un bozal que solo se puede usar en momentos de tiempo muy cortos o en momentos muy puntuales como por ejemplo la estancia dentro de la consulta del veterinario. Nunca debemos de dejar al perro con este bozal mucho tiempo y mucho menos sacar al perro a pasear o hacer ejercicio con este bozal.

Luego tenemos el bozal de cesta. Es un bozal que como su propio nombre indica, es una cesta donde recubre el hocico del animal. Este es el bozal que a mi me gusta, un bozal donde el perro no puede morder pero si puede ladrar, jadear. En algunos modelos de bozal de cesta, el perro podrá tanto comer como beber.

El bozal de cesta se puede fabricar en metal, cuero o plástico. Es indiferente usar uno u otro, solo es aconsejable que sea de buena calidad para que no le haga daño al perro en el hocico.

El bozal le debe de quedar al perro perfecto, tiene que tener su tamaño adecuado. Sobre todo tiene que ser un bozal cómodo para el animal, ligero y cómodo de llevar y que sea duradero.

El bozal debe de ser de fácil colocación por nuestra parte pero que el perro no se lo pueda quitar.

El bozal debe de limpiarse con facilidad, cosa que nos ahorrará trabajo a nosotros y nuestro perro estará mas seguro porque un bozal sucio puede provocar enfermedades.

Las medidas que debemos de tomar a nuestro perro a la hora de salir a comprar un bozal son, longitud del hocico así como la circunferencia del hocico. Distancia de los ojos hacia la nuca, Circunferencia del cuello y por último la anchura y altura del hocico mirado por delante.

Con esas medidas, compraremos sin problemas el bozal perfecto.

Y hablando de bozal perfecto, para mi gusto, el que mas me gusta es el bozal llamado Baskerville. En cualquier tienda de mascotas lo encontrarás sin problemas.

Y recuerda, el bozal solo para cuando el perro lo necesite , nunca como castillo y mucho menos para que deje de ladrar.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*