Un chichón en un cachorro

luna y loula

Luna y Loula, dos de las cachorras de Byanca. Ya tienen tres meses y el tiempo ha pasado volando. Luna está en casa, Loula está en casa de mis sobrinos Dario y Leandro. Por proximidad, las dos hermana se ven mucho y cuando están juntas no paran de jugar.

Y precisamente el otro día, en uno de esos juegos, Loula, que es el doble de grande que Luna, le dió un golpe y el resultado ha sido que a Luna le ha salido un chichón. Un chichón tal cual, en lo alto de la cabeza, como si de un niño se tratara y se da un golpe en la frente.

A raiz de verle el bulto, llevamos a Luna al veterinario. Ante cualquier golpe o caida, si vemos algo anormal, siempre hay que acudir al veterinario porque es la única persona que nos puede indicar si el animal está o no bien.

En la visita al veterinario, a Luna le hicieron una radiografía de cabeza que nos indicó que solo era un simple chichón para un lenguaje más coloquial, un hematoma para un lenguaje más científico.

Nada de tratamiento ni de medicación, solo tenemos que esperar que el hematoma desaparezca. Para ayudar a que desaparezca lo antes posible, simplemente tenemos que poner tres veces al día, paños de agua caliente y agua fría, anternando durante unos minutos, como 15 minutos como mínimo.

A Luna ni le duele, ni le molesta pero siempre, ante cualquier bulto, herida, lamento o queja de nuestro perro, tras un golpe o caida, hay que acudir a que la revisen bien y descarte el veterinario daños mayores.

En esta ocasión, ha sido un simple susto que no ha llegado a más. Las dos hermanas siguen jugando con la misma brutalidad característica de dos cachorras de tres meses, cada vez que están juntas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*