Una historia de gatos

Una historia de gatos

Ayer María estuvo haciendo las fotos de comunión de la hija de unos amigos. Se fueron a casa del tío de la chiquita que tiene un espectacular jardín.

Allí María disfrutó haciendo fotos, ya no solo a la pequeña sino a los gatos que había en la casa.

Hoy os traigo algunas de esas fotos y una de esas historias de humanidad y amor hacía los animales de las que no se pueden dejar de contar porque descubrimos que sigue habiendo gente buena y comprometida con los animales.

Una historia de gatos

Esta familia tiene una casa con un gran jardín. Si el jardín es grande, sus corazones lo son aún mas porque dan cobijo en su casa a todo aquel gato que encuentran en situación desfavorecida.

Nos cuentan que la primera gata en llegar estaba a punto de parir y allí tuvo a su camada. Camada que se quedó con ellos y que han vivido allí el tiempo que han querido. Digo han querido porque algunos gatos marcharon y no regresaron de su paseo desconociendo que les ha podido pasar. Al ser una casa grande y un gran jardín, las posibilidades de que salgan y no regresen son muchas pero aún así, muchos no salen y allí están siempre.

Tras esa primera gata llegaron otros gatos. Ese gato cojo que ven y pueden recoger, lo hacen , lo curan y lo dejan en casa con ellos.

Esa otra gata que tiene otra camada, la acogen y luego intentan dar los gatitos a buenas familias.

Cuentan que uno de los gatos que tienen, por cierto el mas juguetón y que no se separó de María en todo momento, lo encontraron con escasas horas de nacido con un ojo fuera. “Alguna persona” por llamarla de alguna manera, creyó que sería mas fácil matar una camada de gatos a golpes, este fue el único que estaba vivo pero con un ojo fuera. Tras una operación, perdió el ojo pero ganó una estupenda y maravillosa vida.

Una historia de gatos

Han llegado a tener hasta 14 gatos, ahora mismo solo tienes 4. Van y vienen, los gatos son libres, ellos les dan cobijo, comida, atención veterinaria para quien lo requiera y la posibilidad que campen por el gran jardín sin que nadie les moleste.

La verdad es que es una preciosa historia que merece la pena ser contada. Sin duda alguna, estos gatos encontraron sus ángeles de la guarda particulares, incluso alguno de ellos, salvaron su vida gracias a esta familia.

Y tú, ¿conoces alguna historia de verdadero amor hacia los animales? ¿Nos la cuentas?

2 comentarios sobre:
“Una historia de gatos”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*