Una mudanza con gatos, que hacer?

Como evitar que un gato se aburra

Si alguna vez te has mudado de casa teniendo gatos, sabrás de lo que te voy hablar. Nosotros nos hemos mudado dos veces con Luna y Artemiso y Pukka ha sufrido cuatro mudanzas.

Las mudanzas son para los gatos un stress intenso que les durará entre dos semanas y dos meses el recuperarse. Para los gatos, el cambiar de hogar es muy sufrido porque los gatos son tremendamente territoriales y entrar en una nueva casa donde no esté su olor, es comenzar de cero y eso a ellos les cuesta mucho trabajo.

Recuerdo que mis gatos estuvieron mucho tiempo escondidos, no quería salir ni para comer siquiera. Poco a poco se fueron haciendo con la nueva vivienda pero es un periodo largo y hay que tener paciencia con ellos.

Esta entrada va dedicada a quienes van hacer una mudanza y tienen gatos para que le sea mas leve a nuestras pequeñas mascotas.

Los gatos son los últimos en salir del antiguo hogar y los primero en entrar en el nuevo hogar, me explico.

Los gatos son los últimos en salir porque como hay que meterlos en gateras, será lo último que recojamos junto con su arenero, comedero, bebedero y alguno de sus juguetes.

Una vez llegado al nuevo hogar, lo primero que haremos es poner en una habitación cerrada de donde no puedan salir mientras descargamos el resto de la mudanza, a los gatos junto con sus cosas. Intentaremos que esa habitación no tenga huecos pequeños donde se puedan esconder porque os aseguro que allí se meterán y no saldrán. Nosotros los pusimos en el lavadero porque pensamos que ese reducido espacio sería lo mejor para ellos mientras descargábamos y Luna se tiró 3 días escondida detrás de la lavadora y no había manera de sacarla.

Si el trayecto de una casa a otra es corto, simplemente tendremos la precaución de que no coman mucho por si vomitan. Si el trayecto es largo, tienen que comer algo así como tener descansos cada cierto tiempo.

Una vez que el gato esté en el nuevo hogar y lo tengamos todo mas o menos organizado, toca sacar al gato de la estancia donde lo hayamos puesto. Hay que enseñarle como es el nuevo hogar y sin forzarlo, lo dejaremos que cotillee a sus anchas.

Comenzará su nuevo marcaje, así que comenzará a frotarse por las puertas, quicios, muebles etc.

Hay que tener la precaución los primeros días de tener puertas y ventanas bien cerradas para que no se escapen. En esos primeros días estarán muy alterados y les puede dar por salir y perderse.

Poco a poco se irán haciendo con el nuevo hogar pero desde ya os digo que nuestro gato estará asustado, estresado y retraído al menos un mes.

Solo toca tener paciencia y si el gato o gatos están muy asustados, por las noches, a la hora de dormir, sería conveniente que les dejáramos acceder a nuestro dormitorio porque se sentirán mas protegidos sintiéndonos cerca de ellos.

Con los gatitos no es tanto el stress y cuando los llevamos por primera vez a casa, suelen hacerse de momento con la situación y el entorno, el problema nos puede llegar cuando hacemos un traslado de una casa a otra con un gato ya adulto.

Anécdotas? Pues Luna se tiró 3 días detrás de la lavadora. Luego se escondían en los bajos de los muebles de cocina y allí se tiraban las horas y las horas. Artemiso se escondía detrás del frigorífico y como esas muchas mas. Suelen esconderse en los lugares mas insospechados y mas estrechos.

Y tú, has tenido alguna mudanza con tu gato? Qué tal te fue? 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*