Mis mascotas

23sep 13

Cocker y sus locas aventuras: los gatos.

Para empezar os diré que el Sr.Guillem era un abuelito vecino de los papas que tenía una casita que en sus tiempos fue un horno de hacer vasijas de barro y bodega de vinos. Ahora que ya ronda los 80 y muchos pasa las horas dando de comer todo gato que se acerca por su casa. Je, je, je….y allí empiezan mis andanzas y los dolores de cabeza de Laura.
La primera vez corriendo tras dos gatos me subí a una palmera. He de reconoceros que ese día pasé mucho miedo porque luego no sabía bajar y subí muy alto. Laura tuvo que coger una escalera, apoyarla, subir y cogerme en brazos. Con esos tacones que me lleva siempre aún no se como no nos matamos los dos!!!!

Otro día sí que la lié y mucho. Habían dos cachorritos de gato blanquitos bebiendo leche y para ellos que me fui yo. Persiguiéndolos por todo el jardín acabé enredándome el pelo de la patas y las orejas en unas zarzas que salían de la pared y que me dejaron atrapado tras una rueda de carro justo delante de un foso que habían tapado con hojas de palmera.
Esta vez casi tuvieron que llamar  los bomberos para rescatarme porque Laura no podía acceder a mi sin peligro de caerse al foso, que no era muy profundo pero sí lleno de zarzas. Al fin salí, pero ese día lo pasé castigado.

Otra aventura con los “lindos gatitos” fué en un paseo. Olí su presencia y salí disparado corriendo cuesta abajo. Media hora después de una intensa búsqueda Lluís y Laura me encontraron dentro de un aljibe con el agua al cuello y muy, muy cansado. Lluís tuvo que tirarse a cogerme y ese día descubrí cuan peligroso es perseguirlos.

Y mi cuarta y última odisea fue saltar cual Superdog del balcón de un primer piso para acabar aterrizando en el jardín de unos amigos de los papis y dejar a todos por la boca abierta.

Sinceramente amiguitos…..la vida sin peligros ni aventuras no es vida :)

2 comentarios

  1. un poco trasto si que era este Vito,ya no encuentro raro lo del nombre,pero claro no deja de ser un perro por lo cual no es de extrañar la reacción,espero con impaciencia el próximo relato,haber

    Responder
  2. Lluís

    Vaya trasto perro volador persigue-gatos!!!!
    Si es que con un vecino con gatos es como un caramelo en la puerta de un colegio…

    Lametones para todos los peludos!!

    Responder

Deja un comentario

*

Google+

Google+

Sobre la autora

Etóloga canina en proceso y auxiliar veterinaria. Aprendo de mi manada cada día y siempre tienen algo que enseñarme. Espero aquí "humanizándolos" un poco a través de mis relatos, mostraros sus sentimientos y ayudaros a entenderlos para conseguir más harmonía.