Mis mascotas

17oct 14

Diario Secreto de Mei: de perra de campo a perra de ciudad

Buenos días a todos,

Hace mucho que no escribía y ahora tengo mucho que contaros por l0 que me pongo a ello.

He pasado de ser la tercera de la manada de Son Maig (esa casita de campo tan chula con árboles frutales) a la reina de un piso en la gran ciudad de Barcelona.

mei4-e1413542845786

¿Cómo es eso os preguntaréis? Pues no lo sé.

De repente un día estábamos los tres jugando en el jardín y empezamos a ver mucho movimiento de cajas y coches. Dos días después, la casa estaba vacía y Laura empezó a llenar el coche con algunas cajas que quedaban por el comedor. Hicimos travesía en barco (que malita me ponen a mí esas travesías), aunque reconozco que el trayecto fue muy grato.

Hacía solecito, dejamos atrás Mallorca desde la Seu, Laura me dejó en el trasportín metálico que tiene Trasmediterránea en los cubiles acondicionados para nosotros, los perros con unas galletitas que me comí y un cuenco de agua. Lloré un poquito, pero porque no me gusta que me deje sola… ¡Es que acompañada el trayecto es más divertido!

Laura me vino a ver 5 veces y estuvimos paseando con los otros perros por la cubierta. Fue como digo un trayecto tranquilo y sin sorpresas. Llegué a Barcelona, al piso. Yo no sabía que era un piso, porque siempre he sido perra de campo. Esta casa es mucho más pequeña, el suelo mamá le llama “parket” y me resbala mucho, ya no puedo dormir con Laura en su cuarto, duermo en la terracita que es ahora mi sitio, pero estoy muy feliz.

Aún hay días que sueño que estoy corriendo por el monte, que persigo pájaros bajo el laurel, pero me encanta no tener  a los dos pesados de mi hermanos chinchándome todo el día y además la abuela me rasca la panza cada vez que me ve y cuando cocina me da trocitos de comida. Creía que Son Maig era el paraíso, pero esto también se asemeja mucho.

Mirad como remoloneo para desperezarme y los bostezos que pego:

No me gustan mucho los paseos caninos aquí. Hay muchos perros y todos quieren olerme el culo, pero yo soy perra fina… y eso no me va mucho. Laura dice que me ha de sacar a socializar más, que soy muy arisca. ¿Que será eso de socializar? ¿Y arisca? ¿Yo soy arisca?

¡En breve seré la reina de la casa y el barrio! ¡Y sino…al tiempo!

Etiquetas: , , ,

Un comentario

  1. […] y educación canina’ nos cuenta el proceso de adaptación de una de sus perritas, la cual pasó de vivir en el campo a vivir en un piso. Ante estos procesos debemos ser pacientes y ponernos en su lugar. Nuestro deber es hacerles su […]

    Responder

Deja un comentario

*

Google+

Google+

Sobre la autora

Etóloga canina en proceso y auxiliar veterinaria. Aprendo de mi manada cada día y siempre tienen algo que enseñarme. Espero aquí "humanizándolos" un poco a través de mis relatos, mostraros sus sentimientos y ayudaros a entenderlos para conseguir más harmonía.