Mis mascotas

08jun 14

Llega un nuevo miembro a la manada.

Buenos días,

no era esta la entrada que tenía pensada para después de este período que me he tomado, pero coincidiendo con una reciente de mi compañera de “El mini Zoo” hablaremos de cómo introducir otro animal a una manada, ya sea éste un perro o un gato.

En nuestro caso la primera vez vino en forma de perro (Scooby, al que ya conocéis) y ahora viene en forma de gata: Freya.

Freya y sus 3 hermanitas (que siguen en adopción) fueron abandonadas dentro de una caja de cartón pues según creemos su madre fue atropellada.

Es bueno que los gatos mamen mientras puedan. En este caso han estado tomando biberón cada dos horas y ahora con 1 mes, toman paté diluido en agua. Tras la difícil decisión de si adoptar una o no, a la que por supuesto a los 6 meses castraremos, se plantea la pregunta: ¿Y cómo la acogerán los otros?

 

Jugando por el jardín

Jugando por el jardín

 

Bien, os pongo un Programa de prevención (el que seguimos nosotros en su día con Scooby) y que ahora estamos usando con Freya:

Paso 1: Llevar una manta (o un juguete) al criador, tienda de mascotas o dónde esté el nuevo integrante, para que se impregne del olor de tu nuevo cachorro. Después, llévala a casa y déjala allí para que los perros se vayan familiarizando con él. Así, cuando por fin se conozcan, su olor ya no será completamente nuevo, y por tanto no le resultará tan amenazador.

Paso 2: dejar que se conozcan

Intentar que los perros se vean un par de veces antes de llevar al cachorro a casa. La clave para que el primer contacto sea un éxito es que tenga lugar en “territorio neutral”.

Los perros protegen su territorio, por lo que es esencial que el primer encuentro se lleve a cabo en un lugar que no les sea familiar, para que ninguno de los perros se sienta dominante ni dominado. Un parque o un espacio abierto son perfectos. Mantenlos con la correa puesta, y haz que un miembro de la familia los lleve por separado hasta el lugar donde os hayáis reunido, dejándoles que se olfateen tranquilamente y se vayan conociendo.

Si empiezan a jugar y se caen bien, ¡estupendo!. Si comienzan a gruñir o a intentar morderse, habrá que intervenir con suavidad e intentar calmarles dándoles a los dos algún premio. Esto hará que se olviden de la agresión y les ayudará a asociar la presencia del otro con “algo bueno”. Si no se llevan bien desde el principio, habrá que darles un poco más de tiempo para que confíen el uno en el otro y se respeten.

Paso 3: dales suficiente espacio en casa

Cuando el nuevo cachorro llegue a casa, es esencial que todos tengan no sólo espacios físicos separados, sino también un “espacio emocional” para desarrollar sus propias relaciones. Durante las dos primeras semanas habría que aliméntarlos de forma separada (para evitar cualquier problema de dominancia relacionado con el alimento) y colocar una barrera de las que se usan para los bebés en la puerta del cuarto donde se encuentre el cachorro. Esto permitirá que se vaya acostumbrando a los sonidos, los olores y las vistas de su nuevo hogar, y al mismo tiempo dejará que su olor pase al otro lado de la puerta. Los perros adultos podrán ver al cachorro y acercarse si lo desean, pero la existencia de una barrera física hará que el cachorro permanezca en un área segura, y al mismo tiempo tu perro no verá su espacio invadido de repente por un recién llegado.

Paso 4: trátalos por igual

Aunque seas el líder de la manada, decidir cuál va de ser el “perro dominante” no es responsabilidad tuya. Debes mantenerte imparcial y ser equitativo con todos. Darles el mismo cariño y dedicarles las mismas atenciones, premiarles de forma similar, tratarles igual y mantener la misma disciplina si se pasan de la raya. Y, en cuanto sea posible, darles de comer al mismo tiempo. De esta forma evitarás posibles celos y resentimientos.

 

Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario

*

Google+

Google+

Sobre la autora

Etóloga canina en proceso y auxiliar veterinaria. Aprendo de mi manada cada día y siempre tienen algo que enseñarme. Espero aquí "humanizándolos" un poco a través de mis relatos, mostraros sus sentimientos y ayudaros a entenderlos para conseguir más harmonía.