Mis mascotas

09feb 15

Mi gato tiene depresión

La depresión es una de las enfermedades del siglo XXI más común entre los humanos. Pero, ¿y entre los animales?

Las enfermedades psicológicas también pueden afectar a los animales y aunque suelan darse en menor medida entre nuestros amigos de cuatro patas, no es imposible que les sucedan. Las causas pueden ser muy variadas y os las enseño a continuación.

Causas para la depresión

Ya sea por componentes genéticos, por factores ambientales, cambios en la familia… como sucede en las personas, los gatos pueden tener depresión por gran cantidad de causas.

Una de las más comunes y principales es la depresión por enfermedad. Que un gato que encuentre mal durante un período largo de tiempo puede hacer que entre en un estado anímico negativo debido a la falta de actividad. Para lograr que no caiga en la depresión, intentadle poner remedio lo antes posible.

Otra de las causas por las que un gato puede entrar en este estado es que tenga una mala alimentación. Es sencillo, si no recibe los nutrientes adecuados, el animal puede sentir cansancio y por lo tanto derivar en una enfermedad.

cat-317370_1280

Algo menos común en el resto de mascotas, pero sí en gatos, es la depresión por falta de libertad. Los gatos son grandes exploradores y están habituados a salir de casa para comprobar lo que hay en el exterior. Muchas veces la falta de esta libertad puede ocasionarles cierta ansiedad, especialmente en el caso de que esté acostumbrado desde pequeño salir a la calle y que se la hayáis negado una vez está en edad adulta.

Por último tenemos una causa algo menos común y es debido a la soledad. Nuestros amigos felinos son independientes y no tendréis que preocuparos tanto por dejarle solo como en el caso de un perro, pero sin exceso. Mantenerle desatendido no solo puede hacer que entre en depresión, sino que se vuelva un gato violento.

Cómo detectarlo

Conocer si nuestro gato sufre ansiedad es fácil de saber, si detectáis alguno de estos síntomas será momento de ponerle remedio:

– Que permanezca parado y como dormido durante largo tiempo. Los gatos son mascotas activas y si se pasan demasiado tiempo durmiendo es síntoma de que algo anda mal.

– Que se vuelvan dejados, ya sabéis que son uno de los animales que más les gusta acicalarse, por ello será extraño ver que no se limpian.

– Si se vuelven agresivos. Los felinos suelen tener carácter, pero no suelen ser agresivos y menos con sus amos, un gato cariñoso es un gato feliz.

Ante todo esto, ¿qué debemos hacer?

Lo primero será acudir al veterinario, para ver si tiene alguna enfermedad o le faltan nutrientes.

Dedicadle también más tiempo de mimos y de juegos (especialmente con su juguete favorito). Obligadle a que se mueva, siempre y cuando no esté enfermo.

Acicalarle vosotros, cortadle las uñas, cepilladle con tranquilidad, los gatos son animales muy coquetos por lo que si además de esto le añadís palabras bonitas, haréis que se sienta bien poco a poco.

Etiquetas: , , , , , ,

Un comentario

  1. Virginia

    Es cierto a los gatos les gusta estar impecables. Yo tengo una manopla para cepillarla y le encanta

    Responder

Deja un comentario

*