Mis mascotas

28ago 14

Traer otro gato a casa

A los animales, como a las personas, les gusta tener compañía y es bueno no tener una mascota sola sino tener otra más para que puedan estar juntos. Lo ideal es traer a los dos a la vez, ¿pero qué sucede si uno ya estaba en casa?

Incluir un nuevo miembro felino en la familia si ya tenemos uno puede ser muy beneficioso para todos, sobre todo para el primer gato que verá como por fin no se encuentra solo en vuestra ausencia. Pero no es todo oro lo que reluce.

Opciones de seguridad antes de traerlo a casa

Si os habéis decidido a adoptar o comprar un nuevo miembro felino tened en cuenta una serie de condiciones para evitar riesgos o problemas de cualquier tipo. Por esta razón os doy unos consejos.

Gatos jugandoSi tenéis decidido adquirir otro gato, mejor que este sea un cachorro. Por lo general los animales adultos aceptan mejor a los pequeños, podrán amenazarle para que sepa que ese es su territorio, pero jamás le harán daño.

Si ya tenéis un gato macho en casa, elegid uno que sea hembra, suelen aceptarse mejor y no llevarán a cabo luchas de dominio por el territorio.

Deberéis aseguraros de que el gato que os lleváis a casa está sano, sin enfermedades o parásitos, ya que podrá contagiar al vuestro. Lo mejor para ello es que si lo habéis recogido de la calle os aseguréis de que el nuevo gato está sano llevándole a un veterinario y en el caso de que tenga pulgas u otro problema, desparasitarlo antes de presentarlo a vuestra mascota.

Proceso de adaptación

Deberéis tener claro que el primer encuentro no será agradable, lo más a lo que suelen llegar es a bufarse y vigilar los movimientos que hacen. Los gatos son animales muy territoriales, por lo que al menos tardarán en aceptarse mutuamente de unos 10 a 12 días para cachorros y más de 12 para adultos.

Por esta razón una buena idea es que no les presentéis en un primer momento.

Preparad un comedero, el cacharro de la arena (bastará con una caja, ya que en este caso se trata de algo temporal) y una cama diferente para cada gato. El comer del mismo cacharro puede hacer que tengan algún que otro encontronazo.

No dejéis al gato nuevo directamente suelto por la casa, cuando lleguéis lo mejor será poner al nuevo gato en una habitación a parte, pero obviamente no en la cocina o donde el otro animal se mueva para acudir a comer o realizar sus necesidades. Ponedle todas las cosas que necesita en esa habitación. Dejadles separados al menos un día o dos, dependiendo de si uno es cachorro o no.

Un truco que podéis usar es restregar uno de los animales con un trapo y ponerlo cerca del otro animal. Para que se vaya acostumbrando al olor.

Pasado ese tiempo, cortad las uñas a ambos gatos y dejad que el “antiguo” inspeccione lo que hay en la nueva habitación. El nerviosismo será normal, incluso que bufe alguno de ellos, por lo que tened preparado una escoba, un chorro de agua o algo parecido para separarlos rápidamente. No desistáis a la primera de cambio, dadles una pequeña oportunidad. Eso sí, si veis que su primera reacción es violenta, cerradla y dejad que pase un poco más de tiempo.

Después convendrá que encerréis al primer gato en una habitación y permitáis que el segundo explore el lugar. Id realizando poco a poco estas funciones para evitar problemas mayores.

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja un comentario

*