La increíble historia de Kaitlyn y su perra de asistencia

Cuando Kaitlyn llegó al mundo, de forma prematura, a las 26 semanas, nació con múltiples problemas de salud y, entre ellos, sordera. Su padre, quien estaba preocupado tanto por la sordera de su hija, como por su carácter asustadizo, intentó buscar la manera de que su hija se comunicase mejor y se abriese más a la gente. Fue entonces cuando los padres de Kaitlyn oyeron hablar de Hearing Dogs for deaf

Continúa leyendo