La indiferencia de la policía

La periodista  Julia Otero vivió hace pocos días una situación rocambolesca. Otero se  encontró a tres perros encerrados en un coche a pleno sol y con la ventana abierta apenas un par de dedos. El dueño de los perros estaba desayunando en un bar, la periodista le comento qué los perros estaban con la lengua fuera. El hombre le contestó  que se metiera en sus asuntos. Ésta al ver la situación de los

Continúa leyendo