Un güito de aceituna

  El sábado a la mañana tuvimos que ir con Kitty a urgencias. Se levantó y devolvió un poco de bilis, no quiso casi desayunar y a media mañana empezó a tener dolores. Estaba metida en su cuna y apenas salía, solo cuando le daba el dolor. Llamamos al veterinario y nos dio cita a las 12 del  mediodía. Bajo toda contenta, la palpo y nos dijo que la dolía.

Continúa leyendo