Joyas para tenerlos siempre con nosotros

Cuando se nos muere una mascota hay que comunicarlo al veterinario donde tuviéramos por costumbre llevar a nuestros animales, así como comunicarlo en el ayuntamiento en caso de estar dado de alta en el censo de mascotas domésticas. Por regla general, y por un precio razonable, el veterinario se hace cargo del cuerpo del animal y de su futura incineración. Está totalmente prohibido y castigado con multa económica el abandonar

Continúa leyendo