Brisa

Esta es mi princesita Brisa. Brisa llegó a una asociación protectora de animales en los huesos y con sarna. Su dueño ya no la quería porque no le servía para cazar. La asociación se hizo cargo de ella con mucho gusto, con cariño  la cuidó, curó y mimó. Una de las voluntarias se la llevó a casa para que se recuperara de su sarna y cogiera peso ¡Qué cambio dio

Continúa leyendo