Discriminación

  Ramiro Olazábal es un vecino invidente de Santander, vive con su mujer y su perro guía, Egeo. Cada mañana, él y Egeo van caminando hasta la parada del autobús para poder ir a la piscina municipal.  Van en el autobús pues Egeo tiene seis años de edad y está mal de los huesos. Cuando en la parada no hay otros usuarios esperando, Ramiro lo tiene difícil para poder subirse. Ya han sido más de dos veces que el

Continúa leyendo