Angora polifacético, filósofo y muy ético

En esta vida, donde habemus personas y gatos de angora plagados de aficiones, gustos y vocaciones, no tiene nada de incomún ser polifacético. Mi madre, por ejemplo, toda la vida tuvo muy claro que quería estudiar Ciencias Políticas y, nada más acabar el Bachillerato, se fue a matricular a la universidad. En su mente, sin embargo, existía otra vocación: la Criminología. Pero eligió lo que ella consideraba que la iba

Continúa leyendo