Nada te deja más tieso que un angora turco travieso

Me gusta armar desastres. Dejarme en una habitación encerrado es asegurarse que la desmantele. Mi madre lleva tratando de dormir conmigo desde la infancia hasta la actualidad, pero no puede. Me desvelo y necesito subirme a los muebles para tirar al suelo todo lo que pille. Sin ir más lejos, esta tarde. Mamita se iba y creyó asegurarse de que Ramón, Perfidita y yo nos quedábamos fuera de las habitaciones.

Continúa leyendo