Canadá, la tía perfecta

DSC_0925

Una de las preocupaciones que teníamos cuando Niza iba a dar a luz era el comportamiento que tendría Canadá con los cachorros, y sobretodo el comportamiento que tendría Niza con Canadá.
Dicen que cuando un animal tiene cachorros, este se vuelve muy protector con la camada. Cual fue nuestra sorpresa al comprobar que Canadá se acercaba a ellos y los vigilaba mientras que Niza dormía o descansaba de ellos un poco.
Niza en ningún momento ladro o gruño a su hermana, todo lo contrario, parecía como si se sintiera más segura. A nosotros nos daba miedo que Canadá quisiera hacerle daño a los cachorros o que al jugar con ellos los lastimara pero nada de eso sucedió. Canadá jugaba con ellos, si, pero con muchísimo cuidado de no hacerles ni un rasguño. Me quede muy gratamente sorprendida con mi niña pequeña, se comportó como una gran tita de los hijos de Niza.
Intentábamos por todos los medios que no se metiera en la paridera de Niza pero a veces era imposible, no podíamos estar las 24 horas vigilándola. Pero lo único que hacía era tumbarse al lado de ellos.

Cuando ya fueron más grandecitos la buscaban para jugar y ella los metía dentro del cajón para que no saltarán y se hicieran un chichón con el suelo.
Me encanta mi perra, estoy enamorada de ella, de las dos más bien.
Aun no entiendo cómo puede haber personas que crean que los animales no piensan o incluso que no tienen sentimientos. Niza cuidaba a sus perros por instinto, pero, ¿y Canadá?

 

Un abrazo.
África Fernández.

P.D.: La que está con Canadá es Lía, nuestra pequeña se fue a Córdoba con su mami humana María. Pronto os hablaré de ella y su relación con su ”hermana” yegua.

6 comentarios sobre:
“Canadá, la tía perfecta”
  • Me encanta lo que acabas de contar. Yo tengo dos perros, ambos abandonados en la calle, de ellos he aprendido que no importa de donde vengas ni como seas para demostrar cariño, para ser protectores el uno con el otro y formar parte de la misma familia. Si observásemos mas a los animales aprenderíamos muchas cosas. Muy bonita la historia y gracias por compartirla con nosotros.
    P.D. Esperamos la historia de Lía

    • Muchas gracias por tu comentario y tu interés. Estoy de acuerdo contigo, deberiamos observar más a los animales aprenderíamos cosas realmente valiosas.

  • Hola, primera vez que leo tu blog y me encantó. Lamentablemente usamos mal el término “animales” para esas bellas criaturas que al final son más “humanos” que muchos de nosotros. Bellas mascotas y más bellas las personas que se encargan de cuidarlas, de respetarlas y amarlas. Un abrazo desde Guatemala.

    • Muchas gracias por tu comentario. Efectivamente hay animales que son mucho mejores que las personas y que nos pueden dar verdaderos ejemplos de cariño y solidaridad. Un abrazo.

    • Muchas gracias Olalla. Canadá y Niza me dan mas cariño que muchas personas, la verdad, supongo que te pasará lo mismo con tu pequeña. Nuestras mascotas nos aman sin condiciones ni prejuicios, lo somos todo para ellas y no podemos defraudarlas. Un abrazo preciosa.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*