De raza…Dálmata

¡Buenas tardes! Os presento a mis dos hermosas vecinas, Dana y Quina, madre e hija.

IMG-20140221-WA0013

Dana fue un regalo de bodas, me atrevería a decir que es el mejor regalo de bodas que le hicieron a sus dueños ya que es una perra estupenda, un ángel según cuenta Jaime, su dueño.

Con tres años decidieron que era hora de que Dana fuera mamá y tuvo diez cachorritos, uno de ellos es Quina, la cual se ganó el corazón de Pili y Jaime y consiguió quedarse en casa. Quina es un poco traviesa y tiene un fuerte carácter pero en el fondo es un amor, es una perra muy cariñosa que quiere mucho a sus dueños, a los que ve como si fueran sus padres. Realmente lo son ya que las cuidan como tal.

Pili le da todas las mañanas un desayuno típicamente andaluz, una tostada con aceite a cada una, es el mejor desayuno que pueden tener. Además, si acostumbramos a nuestra mascota a comer de todo, luego, cuando este en la calle si comen lago evitaremos que se le suelte la barriga.

Dana y Quina salen de paseo como mínimo tres veces al día, es lo ideal para nuestros perros ya que necesitan hacer sus cositas, y si los acostumbramos a hacerlo en la calle es mucho mejor, eso sí, lleva siempre en el bolsillo bolsitas para recoger las cacas, que luego vamos pisando regalitos con mal olor.

Cada vez que las veo me recuerdan a la película 101 dálmatas, de Walt Disney, ¡¡me encantan!! Seguro que cuando Dana tuvo sus cachorritos sus dueños debieron pensar lo mismo al ver su casa llena de pequeños dálmatas.

Estos perros son muy inteligentes y además es la mascota oficial de los bomberos, ya que antiguamente les eran muy útiles.

En cuanto a las enfermedades hay una que está asociada a los dálmatas, aunque no es una enfermedad propiamente dicha ya que nacen con ella, algunos pueden padecer sordera desde su nacimiento, evidentemente esto no es un problema para criar a uno ya que eso no les impide ser un buen perro y quererte como nadie.

Una mascota te querrá siempre hagas lo que hagas, demuéstrale cada día que tú también la quieres, como digo siempre, tratándola con respeto y mucho amor.

¡Feliz viernes!

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*