Personas insensibles

Buenas noches, mi historia de hoy es un poco triste pero creo necesaria contarla.

El otro día iba yo tranquilamente caminando hacia mi trabajo y cuando me dispongo a entrar por la cancela, junto a ella, al lado de unos cubos de basura veo con horror el cadáver de  lo que me pareció  un perro de raza Bodeguero.  Podréis imaginar mi cara ante semejante imagen.

Bodeguero_andaluz

Muchos pensarán, los más insensibles sin duda, “Qué más da, solo  es un perro callejero al que alguien ha atropellado y otro ha tirado a la cuneta por beneficio de todos”.  Es cierto, está mejor tirado en la cuneta y no que le pasen por encima una y otra vez. Pero la cosa no es esa, la cosa es, ya que nos tomamos la molestia de apartarlo de la carretera ¿no podemos enterrarlo dignamente? Si bien es cierto que no es una persona sigue siendo un ser vivo que no merece, después de ser atropellado sin piedad, que lo tiren como si fuera un juguete roto. No me parece de una sociedad del siglo XXI.

Y sigo con mi crítica.

La persona que lo atropelló, ¿le costaba mucho parar el coche a un lado de la carretera para comprobar que el perro seguía o no con vida? ¿Comprobar si tenía collar, chip, si pertenecía a alguien…? Cada día me asombro más de la frialdad de algunas personas por los problemas de los animales. Afortunadamente todas las personas no somos así.

Espero que nunca te veas en la triste situación en la que me encontré a ese pobre perro.

Y por favor, aunque espero que jamás te pase, si atropellas por accidente a algún perro, párate a comprobar cómo está y si puedes hacer algo por él.

Un saludo y que tengáis un feliz jueves (lo que queda de él).

Imagen  vista aqui

2 comentarios sobre:
“Personas insensibles”
  • No justificare en ningún caso el hecho, pero viendo lo que se hace impunemente con las mujeres y niños en nuestra sociedad, ¿qué no harán con los perros?
    Tengo tres perros y uno de ellos (un podenco) le pegaron una paliza y luego intentaron ahorcarle… Afortunadamente lleva ya un año con nosotros y todavía sigue sin fiarse de muchas cosas.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*