25 años de la Fundación ONCE del Perro-Guía

 

La misión principal de la Organización Nacional de Ciegos tiene  como una de sus máximas la integración de las personas ciegas en la sociedad. Para poder moverse con independencia y seguridad las personas ciegas tienen en el perro-guía a un amigo ágil y fiable. Éste se convierte en los ojos de quien no puede ver. La ONCE creó la Fundación ONCE del Perro Guía (FOPG) en 1990, adoptando el modelo de las escuelas de perros-guía europeas y norteamericanas. Las instalaciones ubicadas en Boadilla del Monte (Madrid) cuentan con 110.000 metros cuadrados que dan cabida a todos los servicios: crianza, alojamiento y cuidado de cachorros, entrenamiento e instrucción de perros, clínica veterinaria, albergue para perros jubilados y residencia para la formación de los usuarios de perro-guía.

perros-guia--620x349

                                                                                                                                foto:www.abc.es

La Fundación ONCE del Perro Guía (FOPG) ha cumplido 25 años y recorriendo cada una de las provincias está la exposición ’25 años caminando juntos’. En  ella se cuenta la labor de la fundación que en su historia ha facilitado más de 2.500 perros a las personas ciegas o con discapacidad visual para mejorar su autonomía, desplazamientos y seguridad. Actualmente, hay 1.056 perros-guía en activo. Además, en esta exposición se puede observar cómo los perros-guía están capacitados para evitar obstáculos, avisar al usuario de cruces, buscar pasos de peatones… Las razas más utilizadas como perro-guía son labrador retriever, golden retriever, pastor alemán y flat coated retriever. El trabajo de domesticar y criar a un perro guía es de más de 30.000 euros.

El derecho de acceso de las personas ciegas o con deficiencia visual usuarias de perro-guía al entorno y, en particular, a los lugares y espacios de uso público, con independencia de su titularidad, está garantizado por leyes dictadas por las distintas Comunidades Autónomas. En aquellos casos en los que la normativa autonómica no prevea nada sobre esta materia, se aplicará la regulación estatal contenida en el Real Decreto 3250/1983, de 7 de diciembre.

Cuando vemos a un perro-guía debemos seguir una serie de normas:

- No le debes dar de comer ni llamarle cuando está trabajando.
- Si quieres saludar al perro, pregunta primero al dueño
- No dejes a tu perro suelto cerca de él. 
- Para dar una indicación al dueño, no debes ni tirar de la correa del perro ni del arnés
- Si  vas conduciendo y ves a un perro-guía intentando cruzar, ten precaución y para a una distancia suficiente para no asustarle.
- Si estás en el autobús y se sube un perro-guía, facilítale una ubicación cómoda.

La gente no va con perros lazarillos  o de asistencia por capricho, sino porque son necesarios para poder moverse por la ciudad facilitándoles una mejor calidad de vida para su total integración dentro de la sociedad. Esperemos que poco a poco la sociedad se conciencie y tenga empatía con las personas discapacitadas.

Kisses,

Olalla perro

3 comentarios sobre:
“25 años de la Fundación ONCE del Perro-Guía”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*