Alerta: procesionaria

Este fin de semana en un red social, una chica nos ponía en alerta para que tuviéramos cuidado con la procesionaria. Su perrita una caniche negra salió al parque en Barcelona y cogió una oruga procesionaria, cuando se dio cuenta se la sacó de la boca. La llevaron al veterinario a todo correr. Éste le puso una inyección de antibiótico y cortisona. Ya esta mejor pero se le ha caído un trozo de lengua. Normalmente, la procesionaria del pino llega en marzo pero con la subida generalizada de las temperaturas, la oruga procesionaria ya prolifera en campos y parques, suponiendo un auténtico peligro para los animales de compañía. Según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, el avance de la oruga procesionaria en los últimos cuarenta años se ha visto favorecido gracias al calentamiento, ya que se trata de un insecto que huye de los niveles elevados de humedad. Predominan después del invierno, justo cuando empiezan a subir las temperaturas, aunque siempre depende de la zona de España. Su radio de acción se está acercando a las áreas urbanas por lo que no solo debemos tener cuidado en zonas de pinares sino que nos podemos topar con ellas en jardines y parques en casi todas las ciudades.dog-1105256_640Las orugas anidan durante los meses más fríos en lo alto de las copas de los pinos, pero con la subida de las temperaturas, desciende en hilera para enterrarse y comenzar el proceso de cristalización que las convertirá en mariposas durante el verano. No debemos tocarlas o acercarnos mucho a ellas pues sus pelos urticantes son como dardos envenenados y cuando se sienten amenazadas los sueltan. Si nuestro perro toca una oruga, la reacción  es inmediata: se produce hipersalivación, se inflama la lengua y aparece una coloración roja o amoratada, aparecen ampollas con líquido y úlceras que pueden producir pérdidas de alguna parte de la lengua.procesionaria--300x300El perro se rascara la boca porque le dolerá. Puedes lavarle la boca con agua templada pero lo más importante es ir rápidamente al veterinario para que puedan ponerle un tratamiento con corticoides de acción rápida. El resultado puede ser desde la necrosis de parte de la lengua a la muerte: si la infección llega a la laringe puede morirse por asfixia. También puede provocar otros daños importantes en los ojos, concretamente en la cornea y conjuntiva de nuestro perro.

Lo mejor para evitar un accidente, es no pasear por zonas de pinares durante la primavera.

Kisses,

Olalla perro