Arthur y la albóndiga

 

Para empezar este mes de diciembre, ya tenemos en muchas ciudades las luces de Navidad, en las televisiones echan ya películas en torno a esta temática y los anuncios siguen esa misma estela, quiero contaros este bonito cuento de Navidad con un final precioso.  Mikael Lindnord, líder del  equipo sueco que participaba en la “Adventure Racing World Championship”  celebrada por la selva en Ecuador, se topó con un perro callejero. Durante la competición un perro callejero se le acercó y  Mikael pensó que tenía hambre y le dio  una albóndiga. A partir de ese momento, este perro siguió a Mikael y su equipo  durante el resto de la agotadora carrera.

10480227_1017844188241061_6013451189413708971_n

Los suecos no realizaban  solos esta aventura sino que varios equipos competían con ellos para la ardua prueba. Por eso, solo cayeron en la cuenta de que el perro los seguía varios kilómetros después, cuando se sumergieron en el espesor de la selva. Quedaron tan impresionados con su lealtad y la resistencia que tuvo el animal que lo bautizaron con el nombre de “Arthur”. La organización del evento, les recomendó que Arthur fuera dejado en tierra, pero apenas vio partir a los suecos se lanzó al agua y comenzó a nadar a su lado. Así que lo recogieron.

10685327_1017761768249303_4813194078968081262_n

1404697_1017833081575505_6619554425417319236_o

Debido al tamaño de Arthur  tuvieron que improvisar diferentes técnicas de remo, para no darle patadas.

1601443_1017762034915943_3288908274599001700_n

k0v2298-1024x564

1517464_1021358154556331_5259140707471957256_n

Esta competición  consistía en una caminata extremadamente ardua a través de ríos, montañas y lodo. Muchas veces, a Arthur le tuvieron que sacar del lodazal pero siguió con ellos. Cuando Simon Niemi (un competidor)  se encontraba severamente deshidratado y necesitaba atención médica, Arthur hizo guardia y esperó a que  se recuperara.

1920334_1017761958249284_3800111301092183182_n

También, el equipo tuvo que  tomarse un descanso ya que el perro estaba totalmente agotado.  Se comió dos latas de comida del propio equipo.

hombre-ayuda-perro-callejero-maraton-ecuador

Después de seis duros días acabaron juntos la carrera por la selva y Mikael, el  equipo sueco no ganó la competición. Arthur les acompañó unos  400 kilómetros de los 700 que tuvieron que sortear antes de alcanzar la duodécima posición.

1779943_1020502314641915_4122178177400935859_n

10806216_1020502221308591_8124613839071105099_n

El equipo  decidió  llevar a Arthur a un veterinario cuando todavía estaban en Ecuador  para que le realizaran un chequeo medico y le curaran las heridas que se había hecho durante la travesía. Mikael, durante el trayecto por la selva, empezó a pensar qué sería del perro después de la competición, así que decidió adoptarlo y llevarlo con él  a Suecia.

Sin embargo, debido a las duras reglas europeas sobre el traslado de perros, Arthur no podía viajar. El equipo sueco se movilizó y en un par de días,  a  Arthur le pusieron las vacunas, consiguieron el  permiso del Ministerio de Agricultura sueco y  encontraron espacio en su vuelo; además, a través de donaciones lograron reunir los fondos para pagar  el cuidado del perro durante la cuarentena que debe cumplir en Suecia.

Arthur-y-Mikael-Lindnord

10428059_1021039454588201_776924568455578613_n

Arthur-perro-Ecuador

              fotos: Facebook del equipo Team Peak Performance

Mikeal y Arthur vivirán una vida llena de nuevas aventuras en Suecia.  Mikael antes de partir rumbo a su país, comentó: “Yo vine a Ecuador para ganar el campeonato. En cambio, tengo un nuevo amigo”.

Kisses,

Olalla

perro

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*