Condenado a 4 años

 

Por primera vez en nuestro país, un condenado por maltrato animal ha ingresado en prisión por matar a palos a un caballo de carreras. Este hombre en diciembre de 2012 apaleó hasta la muerte al caballo Sorky tras un mal resultado en una carrera,  ingresó en el centro penitenciario de Palma hace unos días. El condenado presentó un recurso para sustituir la pena  por trabajos comunitarios pero la jueza denegó esta medida. La jueza argumentó que, en un caso de maltrato de animales como éste, que ha sensibilizado de manera indiscutible a la opinión pública, la suspensión del cumplimiento de la pena podía convertirse en un mensaje “antipedagógico“. La magistrada concluía que sustituir la pena de prisión por trabajos en beneficio de la comunidad “sería garantizar de manera absurda, ilógica y contraproducente un beneficio que le evite la pena de prisión impuesta en firme y con su expresa conformidad”. Añadió que “la muerte atroz de este caballo de carreras en su propia cuadra del hipódromo es una aberración en el siglo XXI“.

10731490_1493206577618944_1179254097_n

El pasado 30 de junio murió un perro encerrado en el maletero de un coche. Dos asociaciones interpusieron una  denuncia (Puppy Bilbao y Colectivo Antitaurino y Animalista de Bizkaia (CAAB)  y se  presentaron más de 8.000 firmas de repulsa a la muerte del perro a través de una plataforma. El animal, llamado Chuqui, estuvo aprisionado durante horas “bajo un sol insoportable” y murió en el centro veterinario al que la policía municipal le llevó para intentar salvar su vida. Nada pudieron hacer por él, sufría “una grave anemia derivada de una severa desnutrición”. Además, el animal padecía de una alergia prolongada que no había sido tratada. Aparte de todo esto, el animal había sido maltratado duramente durante sus nueve años de vida. Las asociaciones querían que este individuo fuera inhabilitado de por vida para la tenencia de animales. Así mismo, el propietario de Chuqui ya había tenido otros tres perros y varios gatos que al parecer habían muerto a manos de esta persona en circunstancias extrañas.

Pues bien a finales de septiembre, el dueño de Chuqui ha sido condenado al máximo tiempo de inhabilitación que prevé la Ley de Protección de los Animales del País Vasco, que es de 4 años. Al mismo tiempo se le ha condenado a una sanción de 1.300€, atendiendo a sus circunstancias psico-sociales, que han sido consideradas como un atenuante en la condena. Las organizaciones denunciantes, se felicitan por la rápida actuación tanto del Ayuntamiento de Bilbao como  de la Diputación ya que han actuado con celeridad.

Estas dos sentencias nos hacer esperar un futuro esperanzador, esperemos que a partir de ahora se aplique la ley contra los maltratadores de animales aunque las penas deberían ser más duras.

Kisses,

Olalla perro
3 comentarios sobre:
“Condenado a 4 años”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*