Cuidado con las víboras

 

  En estos días se han dado varios casos de mordedura de víbora en perros. En Madrid, en El Yelmo de La Pedriza,  tuvieron que rescatar a un perro y su dueño. La víbora había picado al perro en el hocico, ambos  fueron evacuados en helicóptero hasta el aparcamiento de la zona, desde donde fueron en coche al veterinario.

  En cambio, el perro que fue picado por otra víbora en Leioa no corrió tan buena suerte. Este perro, llamado “Miche” iba con su dueño paseando por uno de los parkings de la Universidad de Leioa. Cuando, de repente, oyó a su perro quejarse y vio una víbora a su lado, el reptil desapareció con rapidez tras morder al perro cerca del ojo derecho. Ató al perro y se dirigió a casa para pedir ayuda  pero enseguida el veneno empezó a hacer efecto. Al llegar al veterinario, las noticias no fueron muy halagüeñas. El pronóstico se complicaba por momentos y pronto le transmitieron que no había nada que hacer.  Esta era la primera mascota de la familia y, además, había llegado a la casa para impulsar el desarrollo de una persona con discapacidad intelectual. 

vibora--575x323

( Imagen vista aquí )

  Los veterinarios  nos dicen  que las picaduras de víboras “ocurren todos los veranos y no son un problema nuevo porque las ha habido siempre”. Estos reptiles suelen atacar cuando se ven amenazados o cuando alguien invade los matorrales y zanjas que conforman su hábitat. Nos recomiendan tranquilizar al perro y parar de inmediato todo tipo de actividad física (un mayor ritmo cardiaco repartirá las toxinas más rápidamente por el organismo), lavar la zona con agua y jabón, pero sin frotar . ACUDIR de INMEDIATO al veterinario para que le administre el antídoto.

Kisses,

Olalla

perro

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*