Debemos cuidar las glándulas anales de nuestro perro

Días  después de cortarle el pelo a Kitty, estaba super inquieta y con mucho picor en la zona del rabo. La lleve al veterinario y allí la limpiaron las glándulas anales  a pesar de no verle gusanos intestinales (le di la pastilla en agosto) nos dieron la pastilla antiparásitos.

¿Cómo saber si nuestro perro tiene problemas en las glándulas anales?   Las glándulas anales son dos pequeños sacos situados dentro del ano de los perros a ambos lados del mismo, encargadas de liberar una sustancia lubricante que utilizan en el momento de vaciar o defecar para una mejor  deposición. Además de la función que hemos comentado anteriormente las glándulas anales proporcionan a cada perro una identidad única,  son potentes señales olfativas que sirven para hacer partícipes a otros perros de saber si un perro tiene miedo o ganas de jugar.

french-bulldog-2734703_960_720

La mayoría de los animales son capaces de vaciar las glándulas  solos pero muchos no tienen esa capacidad por lo que el líquido se bloquea y puede obstaculizar el orificio. La alimentación  no equilibrada de nuestros perros  está muchas veces detrás de estos problemas, que incluyen infecciones y, en el peor de los casos, ruptura de los sacos. Los perros que no son capaces de vaciar las glándulas arrastran el culete por el suelo con la esperanza de que este movimiento les ayude a descargarlas. . Otros perros con las glándulas anales obstruidas se muestran incómodos, caminan con sus colas hacia abajo, tapan la zona  y algunos  pueden negarse a caminar. Por ello, es necesario acudir al veterinario.

Kisses,

Olalla

perro

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*