Esos asquerosos bichos

Si a primeros de abril ya escribimos un post hablando de los parásitos externos, hoy os quiero volver a incidir sobre el tema de las garrapatas. Estando de vacaciones en el campo, Kitty a pesar de ir protegida cogió tres garrapatas. No la llegaron a picar pues se las quite aún estaban vivas. Hablando con otros propietarios de perros que se encontraban allí de vacaciones, también, sus mascotas habían cogido muchísimas garrapatas. Cada vez que daban un paseo o se escapaban y se iban por ahí a olisquear volvían llenos. Es muy importante la prevención ya que es esta época el periodo de mayor proliferación.

Las garrapatas son parásitos externos perfectamente visibles a simple vista ya que parecen pequeñas arañas de color entre amarillento y pardo oscuro. Inspecciona a tu perro la cabeza, los dedos de las patas y las orejas pues allí la piel es delgada y esto les permite anclarse con mayor facilidad. Estas producen irritación local, lesiones en la piel y picores. Además, al alimentarse de sangre pueden producir un cuadro de anemia grave y liberar toxinas en la sangre pudiendo provocar cuadro de parálisis y síntomas nerviosos. Además, la garrapata tiene la capacidad de transmitir a sus hospedadores enfermedades infecciosas graves como la bebesiosis, piroplasmosis, erlichiosis y enfermedad de Lyme o borreliosis y todas ellas se pueden transmitir al hombre (zoonosis).

18033329_10212758821794446_5944698076207379420_n

Para prevenir estos parásitos debemos examinar a los perros de forma habitual, cepillarles casi todos los días y comprobar que no tenga ningún bicho o heces en su pelaje, darles un baño mensual con productos antipulgas. A parte de todo esto, es necesario utilizar pipetas, collares o spays antiparasitarios. Uno de los mejores métodos antipulgas es la pipeta, se ponen en el lomo, su duración es de un mes. Además, debemos aspirar las alfombras y limpiar la cama o mantas donde duerme.

17952954_10212758824994526_7718687300474133544_n

Además, no nos debemos olvidar de otros insectos como son las pulgas, el flebótomo, las abejas, avispas y hormigas. Estas pueden causar severas reacciones alérgicas: hinchazón en párpados, orejas, hocico o cara; dificultad y ruidos al respirar, babeo, vómitos, diarrea… Se debe acudir de inmediato al veterinario, ya que podría tratarse de un shock anafiláctico. También, se debe tener en cuenta la procesionaria  del pino y la dermatitis alérgica que produce la saliva de la pulga.

18034149_10212758822394461_966684922493652656_n

Yo a Kitty le pongo la pipeta todo el año ya que la llevo al campo a una zona donde hay muchas ovejas. Vuestro veterinario es quién mejor os puede aconsejar sobre qué productos os va mejor según la zona dónde viváis o vayáis de vacaciones. Así mismo, como parte importante de la prevención debemos acudir al veterinario de forma periódica (al menos una vez al año) para un chequeo general de nuestra mascota.

Kisses,

Olalla perro

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*