Evitemos más muertes como la de Maya

El miercoles recibí en mi correo electrónico  una petición de Change.org para firmar que me podía interesar. Al abrirlo me quede impresionada con la historia de Maya. Esta  perra mestiza (golden retriever y border  collie) de   color marrón y blanco, de casi cinco años que era la alegría de la casa. Durante 48 horas se debatió entre la vida y la muerte debido al envenenamiento que ingirió en un área de esparcimiento canino de la ciudad denominado como ‘pipican‘ en Pamplona.

A través de un artículo muy bonito en El País hemos conocido un poco más a Maya y a su familia. Alberto decidió adoptarla hace cuatro años,  supo de ella gracias a una amiga de su pareja, que le habló de un perrito en adopción de la asociación Animales sin suerte. Aquel perro no pudo ser y adoptó a Maya, sobre todo, para que hiciera a sus padres compañía mientras él estaba en Madrid y  para que su madre, que había pasado una enfermedad tuviera alguna razón más para aferrarse a la vida. Maya fue pura luz y su madre creo un  vínculo especial con ella. Le encantaba robar pelotas, comer toneladas de pan, acurrucarse con la madre, chivarse de sus propias trastadas al padre…DOtAW11W4AECIJkAlberto  puso la denuncia correspondiente ante la Policía Municipal pero cree que si el caso no se mueve por vías ciudadanas, su fallecimiento no sólo quedará impune, sino que no servirá para nada. A través de la petición quiere evitar que ninguna otra familia sufra lo que ellos han sufrido por la acción de desalmados que atentan contra la salud pública por un lado, y por la inacción y descuido de ayuntamientos. Además, Alberto quiere reivindicar la existencia de grandes áreas para que los perros puedan disfrutar libremente sin molestar a otra gente pero si el Ayuntamiento de Pamplona pone unas normas, y obliga a que solo se pueda soltar a los perros en esas áreas, es también su obligación garantizar que sean espacios libres de peligros. Por ello, desea que estos espacios cuenten con videovigilancia efectiva, de manera que ante un atentado contra la salud de animales o personas pueda identificarse al agresor y advertir de manera urgente a otros ciudadanos del peligro. M44OA9jI                                                                       fotos: twitter.com/xmooth

Mucha gente no denuncia y según el Código Penal, este delito está castigado con una pena de entre cuatro meses y dos años de prisión. Todos los que tenemos perro sabemos lo que duele perder a tu mascota pero encima porque un malnacido la haya envenenado. Yo ya he firmado (pincha aquí).

Kisses,

Olalla

perro
1 comentario sobre: “Evitemos más muertes como la de Maya”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*