La increíble historia de Kaitlyn y su perra de asistencia

Cuando Kaitlyn llegó al mundo, de forma prematura, a las 26 semanas, nació con múltiples problemas de salud y, entre ellos, sordera. Su padre, quien estaba preocupado tanto por la sordera de su hija, como por su carácter asustadizo, intentó buscar la manera de que su hija se comunicase mejor y se abriese más a la gente. Fue entonces cuando los padres de Kaitlyn oyeron hablar de Hearing Dogs for deaf People (Perros que escuchan por la gente sorda) y no se lo pensaron mucho: y Rowan a su vida.

El cambio que este perro de asistencia ha producido en Kaitlyn ha sido increíble y, en los últimos tres años, ha provocado una diferencia aún mayor. Kaitlyn tiene tanta confianza en sí misma que su personalidad es completamente diferente. Está feliz de que le hagan preguntas, feliz de ir sola a las tiendas y hacer las cosas por su cuenta. Según ella: “Rowan me cuida. Ella trata de hacerme feliz cada vez que me siento triste. Se preocupa si me siento triste o herida, porque se preocupa por mí y me preocupo por ella. Ella me ayuda a ser valiente y feliz, me ayuda a dormir a la hora de acostarse y no me asusta nada”.young-partners-977-x-550Los perros de asistencia para niños sordos les ayudan a ser más independientes, autónomos y a mejorar sus capacidades sociales.  Estos perros, llamados perros señal, permiten a estos niños reconocer los sonidos que ellos no pueden escuchar. Son educados para reconocer desde el despertador o el timbre de casa, hasta el claxon del tráfico o una alarma de incendios. Se especializan en reconocer sonidos domésticos que los niños no pueden percibir: esto incluye las llamadas de los padres cuando llega la hora de la cena o de ducharse o el timbre de la puerta y el teléfono. También logran mejorar el comportamiento de los niños en el colegio e incluso sus resultados académicos y la atención prestada durante las lecciones.

young-partners-award-family-977-x-550
                                      Fotos: www.hearingdogs.org.uk/helping-deaf-people/stories/kaitlyn-and-rowan

Por desgracia, los programas para niños sordos, como el realizado por la asociación Hearing Dogs for deaf People en Reino Unido, aún no gozan de una buena implantación en nuestro país. Esta ayuda para adultos y niños con problemas de audición sí cuenta, sin embargo, con mayor arraigo en países como EE.UU. y Australia.

Kisses,

Olalla
perro

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*