Le dan una paliza

 

Una vez más, debemos relatar una hecho lamentable pero  real. Cerca de donde vivo, han pegado a una mujer, llamada Arantza,  pues una de sus perritas, que casi no puede andar se orino en la acera frente al portal de al lado de su casa; lo malo fue que de este portal salía una mujer en torno a los 45 años y su hijo de unos 20.

Arantza es muy conocida en su barrio pues cuando aparece un animal herido o abandonado los vecinos recurren a ella para ver que hacen. Esta mujer esta prejubilada pues sufre Parkinson, tiene poca movilidad pero aún así cuida de los gatos del barrio y colabora con la Asociación Provida Animal. En la actualidad tiene cuatro perros pequeños, enfermos, rescatados de la calle o del sacrificio.

paliza-perros--490x578

foto: elcorreo.com

En la denuncia que interpuso en la ertzaina, Arantza relató  los siguientes  hechos. Ella, a primeros de junio por la noche,  bajo de casa para que sus perros harían sus deberes. Al  bajar de casa a Arantza le entraron convulsiones, una de las perritas que sufre una hernia discal y casi no puede andar, orinó en la acera frente al portal del al lado, de éste donde salían una mujer de unos 45 años y su hijo veinteañero. El chico comenzó a increparle  y a decirle  que  la perra había meado en el portal, Arantza le dijo que la  pobre no puede casi ni andar  y tampoco subirse a los sitios.  La madre del presunto agresor se metió en la trifulca y la acusó de “ser una cerda por dar de comer  las palomas“. Arantza le contestó “Eso lo serás tú“. El hijo  ofendido por la respuesta a su madre, le propinó un puñetazo en el ojo al que respondió tirándole las gafas al suelo de un manotazo. Además, la  madre se abalanzó sobre ella y el hijo le propinó otro golpe en el abdomen, Arantza se cayó y quedó tendida entre dos coches.

Cuando los agresores se marcharon, Arantza llamó a su marido y a su hijo. En el hospital, los doctores la examinaron pero no la apreciaron hematomas ni contusiones pero sí dolores en la columna cervical  por lo que le  recomendaron mucho reposo. Arantza ha estado una   semana sin poder moverse.

Debido a que no ha habido sangre a los agresores solo les caera una multa.

Kisses,

Olalla

perro

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*