Les retiran la custodia de su perra por arrojarla por el balcón

Hace dos semanas una perrita de seis meses fue arrojada desde la ventana de un edificio en Lugo. La perra se fracturó ambos fémures, y fue trasladado por la Policía Local a un servicio veterinario de urgencia. No se sabe cómo se pudo caer puesto que el piso no tiene balcón, la casa tiene las típicas ventanas de guillotina que en su parte inferior disponen de un ala fija que no se puede abrir.  Los agentes de la Policía Local llamaron a la Protectora y recogieron al animal para llevarlo al Hospital Veterinario Rof Codina. Allí quedó ingresada pero tres días más tarde, una pareja de ocupas (diciendo que eran los dueños) se presentaron en el hospital veterinario para llevarse a la perra.dog-1191662_640Días después, la jueza Pilar de Lara titular del juzgado de Instrucción número 1 de Lugo (tras publicarse la noticia en la prensa local y las redes sociales) se hizo cargo de la investigación. Tras tomar declaración a la pareja, la magistrada dictó un auto en el que no sólo les retira la custodia del animal y les impide temporalmente y con carácter provisional tener otras mascotas, sino que les prohíbe aproximarse a menos de 500 metros de la perra, que está de nuevo hospitalizada para ser operada y recuperarse de sus lesiones. También, critica la actuación de los agentes que localizaron al animal, que “podrían y deberían haber adoptado medidas cautelares o preventivas”, como “el decomiso y la intervención cautelar” de la perra, cumpliendo así la Ley de Bienestar Animal de Galicia y la propia ordenanza que sobre esta materia tiene el Ayuntamiento de Lugo. La inacción de los policías provocó que la perra no fuese operada hasta 8 días después de su accidente.

Continua la jueza en el auto exponiendo que España cuenta con una de las legislaciones “más relajadas en protección animal en toda la UE y destaca que los pequeños logros de los últimos años sólo han sido posibles gracias a la presión y lucha denodada, constante e inquebrantable de asociaciones animalistas“. Además, reconoce que si su juzgado ha actuado y se ha implicado en este caso ha sido gracias a la actuación ciudadana y a la labor informativa desplegada en este caso por el diario “El Progreso“. Para esta jueza no se han fomentado “políticas públicas y administrativas dirigidas a hacer realmente efectivos los derechos al bienestar de los animales, impulsando la necesaria concienciación social ya desde la infancia para lograr reconocer que los animales son seres capaces de sentir placer, miedo, dolor, ansiedad, estrés…”dog-1191676_640La jueza da la custodia provisional de la perra a la sociedad Protectora de Animales de Lugo, cuando esta organización decida formalizar una adopción para estas perra requerirá de una autorización judicial. Bravo por esta jueza y su auto.

Kisses,

Olalla

perro

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*