Los jueces se mojan

 

Parece que algo está cambiando y las penas son más duras para los maltratadores de  animales. Hace unos pocos días os hablé de  la jueza,  María Jesús Campos Barciela magistrada  en el juzgado de lo Penal número 8 de Palma de Mallorca, que  condenó  a un hombre por maltrato animal .Este hombre, en diciembre de 2012,  apaleó hasta la muerte a su  caballo “Sorky” tras un mal resultado en una carrera.

Ahora, está misma jueza ha acordado que un hombre de Palma condenado 1 año de cárcel ingrese en la prisión para cumplir la pena impuesta por  dejar morir de hambre a su perro  en abril de 2013. El hombre, tenía al perro en un deplorable estado, completamente abandonado, desnutrido, deshidratado y enfermo. La policía local encontró el animal famélico en un patio de su vivienda. Además, estaba  atado con una cuerda muy corta, por lo que apenas podía moverse y le resultaba casi imposible levantarse. Los agentes lo rescataron y lo trasladaron en muy mal estado al veterinario, a los pocos días falleció . Para esta jueza  “la muerte de hambre, en humanos y en animales, es una de las más crueles, lo cual es de público conocimiento, y además produjo una lenta y angustiosa agonía al perro que duró meses. Además, añadió  que los animales tienen entidad física y psíquica, “que sienten dolor y acusan la violencia como cualquier ser vivo”.

dog-273859_640

El año pasado en Granada, un joven entró por el balcón en la vivienda de su madre, se dirigió a ella de forma violenta, después cogió a su perro y lo tiró por la ventana.  El perro murió y el hijo  fue condenado a ocho meses de prisión por estos hechos. El titular del juzgado de lo Penal 1 de Granada se ha negado a suspender la ejecución de la pena y, ahora,  obliga al condenado a cumplirla en un centro penitenciario. El magistrado justifica su decisión en “la hoja histórico penal” del joven, con antecedentes, y en el “carácter violento” que ejerce tanto sobre personas como sobre animales, según consta en un auto, que precisa que el afectado está actualmente en prisión.

Hasta ahora, nadie entraba en prisión por maltratar a un animal pues las condenas dictadas eran de escasa gravedad.  Con el nuevo  Código Penal (tenía que ser más estricto) se considera el maltrato animal como delito, antes era una mera falta.

Menos mal, que los jueces se empiezan a sensibilizar y empiezan a luchar contra el maltrato animal. En el lado opuesto se encuentra,  Estados Unidos. Es el  país más avanzado en esta materia, el delito contra los animales está incluido  en la lista del FBI de delitos violentos.  Este  mes, un juez de Nevada ha sentenciado a 28 años de prisión a un veinteañero por torturar y desmembrar a siete perros.

3 comentarios sobre:
“Los jueces se mojan”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*