Miedo al veterinario

 

   Los perros la primera vez que  van al veterinario no tienen miedo , pueden  estar un poco nerviosos porque es un lugar nuevo, con gente que no conoce y se encuentra con otros animales extraños. Después de un par de visitas tu perro no querrá  ni oír hablar de ir al veterinario pues  en ese sitio lo van a pinchar y hacerle perrerías.

CIMG3810

   Antes de ir al veterinario conviene dar un largo paseo con tu perro para que esté cansado y más manejable. Tendrá menos energía para ponerse nervioso. También, es importante que tú estés relajado y tranquilo porque transmitirás ese estado de ánimo a tu perro. Háblale  de manera normal e intentar distraerle con un juguete o practicando las órdenes básicas: sentado, tumbado… .

IMG-20140416-WA0003[1]

   Se le debe premiar cuando se lo merezca, es decir, cuando se haya dejado manipular por el veterinario: después del pinchazo, al bajar de la mesa de examinación, al salir de la clínica. También, es conveniente que el  veterinario le dé alguna.  Así mismo, sí  vives cerca de la clínica veterinaria puedes pasar un momento con tu perro y que le toquen y le saluden simplemente. Al salir de la clínica siempre premia a tu perro para que entienda que ir a la clínica no siempre supone dolor pero si supone ganarse una golosina. Por lo que asociará veterinario = premio.

   A Kitty le gusta ir, en cuanto llega, se mete detrás del mostrador a pedirle el premio y las caricias de la persona que esté en recepción. En cuanto, ve a las veterinarias se vuelve loca y quiere pasar a la consulta. Cuando la pinchan la dan un premio para que este entretenida en otra cosa y si no la dan cuando la bajan de la mesa enseguida pide su premio.

CIMG3829

En esta foto, aparece una de las chicas que está en recepción con tres de sus clientes.

¿Tienen vuestros perros miedo al veterinario?

Kisses,

Olalla
perro