No a la pirotecnia

Como todas la Navidades, los perros lo pasan mal con los petardos, bengalas, bombas, fuegos artificiales… Los perros tienen un sentido del oído muchísimo más desarrollado que nosotros, esto les permite percibir sonidos muy débiles que son totalmente inaudibles para nosotros. Los perros, por ejemplo, pueden oír una tormenta que esté a 10 kilómetros. Además, los perros no sólo registran sonidos cuando están despiertos sino que también lo hacen cuando duermen. Aunque parezca que tu perro está profundamente dormido en su cama, se despertará en el acto si oye golpear sus cuencos de comida. Desde algunos Ayuntamientos se ha pedido que únicamente se lancen durante breves minutos en Nochevieja pero en algunos municipios los llevamos sufriendo desde antes del día de Navidad. Aunque es legal vender petardos, cada municipio cuenta con su propia normativa, en muchos de ellos esta prohibido lanzarlos en la vía pública. Si no se tiene autorización, se puede denunciar a un persona por tirar un petardo. La falta sería leve o grave sí se causan daños o alarma. Según la policía, es difícil perseguir este delito pues hay que sorprenderles en el momento.

La pasada Navidad fallecieron varios perros por los petardos, como Pancho un pequeño yorkshire que pasaba la Nochebuena con su familia en Málaga cuando el estallido de un petardo le ocasionó la muerte por infarto. También, falleció Mateo, toda la noche de Nochebuena estuvo jadeando y babeando sin parar ni un minuto yendo de un lado a otro buscando refugio. No tomó ni una gota de  agua pero la mañana de Navidad bebió agua en cantidad. Su estómago estaba lleno de aire, al beber tanto, se le hinchó como un globo y se le dio vuelta en un giro de 180 grados. Fue operado de urgencia, pero el cuadro era tan delicado que su corazón empezó a fallar y falleció.

Otro año mas el Diario Sur y la Protectora de Animales y Plantas de Málaga se suman un año más  a la simbólica campaña #NOSEASPETARDO que reclama respeto hacia las personas y animales afectados por el uso de la pirotecnia especialmente en estas fechas. La acción consiste en compartir en las redes sociales  imágenes de mascotas portando carteles con el lema y pretende sensibilizar sobre las consecuencias y riesgos que el uso de petardos supone.CIMG3256

Estos días debemos tener una ciertas precauciones:

- Tenemos que llevar a los perros con correa pues se pueden escapar fácilmente. También, es aconsejable ponerle una chapa identificativa en la que conste tu número de teléfono.

- Debemos evitar dejarles solos en casa.

– Es aconsejable trasladar su cuna a una habitación que esté lo más alejada posible del ruido y cerrar las ventanas, así como correr las cortinas. Allí se le puede colocar su juguete preferido, un plato con agua

- Nosotros tenemos que estar tranquilos e intentar camuflar el ruido de los petardos poniendo la televisión o poniendo música tranquila. En Youtube se pueden encontrar diversos vídeos de sonidos apacibles y música especialmente pensada para los perros.

- Si tu perro lo pasa realmente mal, debes consultar con tu veterinario  para que le prescriba algún ansiolítico.

- Durante esta época, conviene salir de paseo antes de que comience el ruido.

- No debemos castigar o reprender a un perro con miedo a los petardos, fuegos artificiales, tracas … ya que el animal se encuentra en un estado de ansiedad y pánico.

- También, le podemos distraer con algún premio, un hueso o una chuche que le guste mucho.

- En el mercado existen camisetas relajantes, también, hay unos difusores eléctricos que dispersan en el aire la misma feromona que utilizan las madres tras el parto para calmar a los cachorros. Otra técnica es masajear la zona entre los ojos.

En nuestra sociedad no tenemos empatía con las personas, no pensamos en los demás. Se debería intentar pensar un poco en el prójimo, hay personas enfermas, animales, niños con enfermedades raras y no solo pensar en divertirnos. Desde este blog pedimos a los Ayuntamientos que establezcan un horario en Nochevieja para poder tirarlos y no estar durante casi quince días oyendo un estruendo tras otro.

Kisses,

Olalla perro

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*