No sin mi pelota

 

A todos los perros les encanta jugar a la pelota, a Kitty también. En los parques cada día veo a mucha gente que  basa el paseo de su perro en llevarlo allí y  tirarle la pelota. Los dueños ven como  el perro disfruta, corre, hace ejercicio, y  cuando vuelven a casa el perro el perro está exhausto y se va a dormir. Lo malo de este juego es que se obsesionen por la pelota. Estos perros saltan y ladran constantemente a sus dueños para que les tiren la pelota, no se relacionan con otros perros, no hacen sus deberes , no juegan con otros perros e incluso llegan a pelearse con otros si intentan robarles la pelota…

CIMG3606

Por todo esto un  experto como Ricardo Antón  nos da algunas reglas básicas para un juego sano con la pelota:

  • inicias el juego y lo terminas.
  • No juegues siempre en los mismos lugares.
  • Si tu perro te pide la pelota ladrando, no se la des.
  • Aplica el Principio de “nada es gratis“: si quieres la pelota, tienes que hacer algo. Tu perro debe aprender a esperar, dile que se siente o se tumbe, lanza la pelota y hasta que no te mire no le des la orden de ir a por ella.
  • Aprovecha a ejercitar la obediencia.
  • No juegues más de 10 o 15 minutos, es suficiente.
  • No guardes la pelota hasta que tu perro se haya calmado. Hay que enseñar al perro a que una vez finalizado el juego no puede tocar la pelota y de esta forma que pueda aprender a desconectar.

En su opinión, la mejor  forma de jugar con tu perro y una pelota es esconderla y que la encuentre con la nariz:

  • El perro usa la nariz y no los ojos, por lo que estamos fomentando la utilización de su mejor sentido.
  • Con menos repeticiones, el perro se cansa más y de una forma más natural. 5 minutos de búsqueda ininterrumpida son mejores que lanzarle 100 veces la pelota.
  • Es un ejercicio con menos excitación.
  • Se puede aplicar el Principio de “nada es gratis“.

En resumen, para prevenir la obsesión de tu perro con la pelota debes controlar  su nivel de excitaciónel dueño iniciafinaliza el juego;   durante el juego   se   deben aplicar ejercicios de obediencia. El juego con la pelota bien realizado, es un complemento fantástico  a un  buen paseo.

Kitty juega ella sola a la pelota en casa y en el pueblo en el jardín, nunca le he llevado la pelota a la calle pues creo que es mejor que olisquee y olfatee en vez  de estar todo el rato pendiente de la pelota.

CIMG3581-tile

¿Están vuestros perros obsesionados por la pelota?

Kisses,

Olalla

perro

3 comentarios sobre:
“No sin mi pelota”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*