Otra vez

  Kitty, al igual que la otra vez que tuvo el celo, tiene embarazo psicológico.  Esto es es un fenómeno fisiológico que pueden sufrir algunas perras y  consiste en la aparición de las mismas manifestaciones que podría presentar una hembra embarazada aunque sin estarlo.

IMG_2621

Al tener este problema, las perras tienen una serie de cambios físicos:
•    Hinchazón de las mamas.
•    Producción de leche o líquido seroso.
•    Abdomen abultado.
•    Aumento de peso.
•    Flujo vulvar.

Además, se comportarán de forma diferente. Estos son los principales cambios en el comportamiento:
•    Nerviosismo, la perra parece no encontrar sosiego en ningún sitio.
•   Alteraciones del apetito; desde simple inapetencia hasta alteraciones más graves como anorexia o bulimia.
•    Gimoteo constante.
•    Preparación maquinal del lugar del supuesto nacimiento.
•    Instinto maternal exagerado; llevará hasta su cesto juguetes u objetos, los tratará como a sus propios cachorros mostrándose agresiva ante cualquier intrusión.
•    Carácter inseguro, muy susceptible a mostrarse tanto agresiva como temerosa.

bh

CIMG4202

  Esta vez no la llevado al veterinario pues ya sabía lo qué la ocurría,. Así mismo,  ha querido salir  más a la calle que la otra vez, ha estado más contenta y ha tenido  más apetito. Le he dado lo que la otra vez me mandó el veterinario, las friegas con  alcohol de romero por las mamas y la tortilla de perejil para comer.  Escondía  una perrita de goma que tiene y cada poco la cambiaba de sitio. Por las mañanas, lloraba más ya que  buscaba por los rincones y debajo de los armarios a las crías.

jkk

CIMG4211

CIMG4213

CIMG4213

 ¿Han tenido vuestras perras alguna vez  embarazo psicológico?

Kisses,

Olalla

perro

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*