Parásitos externos

 

¡Por fin el buen tiempo ha llegado y la primavera ha hecho su aparición! En esta época, los paseos son más largos y disfrutamos durante más tiempo al aire libre con nuestros perros por lo que es el periodo de mayor proliferación de  parásitos de todo tipo. Es necesario prevenir a nuestro perro de las indeseables picaduras de pulgas, garrapatas, flebótomos, ácaros, abejas, orugas

Las pulgas son insectos de color oscuro que se alimentan de sangre y poseen tres pares de patas. Son muy pequeñas y pueden pasar desapercibidas, sobre todo, en perros de color  oscuro. Los huevos de las pulgas pueden desarrollarse con facilidad tanto en interiores como en exteriores.  Una pulga hembra puede poner hasta 50 huevos al día, cuando estos caen de nuestro perro al suelo tardan unos 10 días en convertirse en larvas. Las larvas se alimentan  de desechos orgánicos como escamas y pelos. Pasada esta etapa, la larva se convierte en pupa (envuelta en un capullo de seda). La pulga en esta fase puede sobrevivir hasta 140 días. Las pulgas pueden transmitir un parásito plano llamado Dipilydium caninun,  es una tenia o gusano plano intestinal. Aparece porque nuestro perro mientras se rasca puede ingerir una pulga. Otro problema que pueden ocasionar   es la Dermatitis alérgica producida por la saliva de la pulga, produce irritación y molestias que pueden llegar a convertirse en un problema grave cuando el animal afectado intenta aliviarse rascando la zona afectada.  Las pulgas se suelen encontrar  en las orejas, entre los dedos de las patas, la zona axilar e inguinal y bajo el rabo.
13177818_10209510810196186_184087332554650228_n
Las garrapatas, en cambio,  son parásitos externos perfectamente visibles a simple vista ya que parecen pequeñas arañas de color entre amarillento y pardo oscuro. Inspecciona a tu perro la cabeza, los dedos de las patas y las orejas pues allí la piel es delgada y esto les permite anclarse con mayor facilidad. Estas producen irritación local, lesiones en la piel y picores. Además, al alimentarse de sangre pueden producir un cuadro de anemia grave y liberar toxinas en la sangre pudiendo provocar cuadro de parálisis y síntomas nerviosos. Por otro lado, la garrapata tiene la capacidad de transmitir a sus hospedadores enfermedades infecciosas graves como la bebesiosis, piroplasmosis, erlichiosis y enfermedad de Lyme o borreliosis y todas ellas se pueden transmitir al hombre (zoonosis).
13178550_10209510808676148_7690844569191916521_n
Otro  parásito externo que puede atacar a nuestra mascota, es el  flebótomo. Es mucho más pequeño que un mosquito y también más difícil de ver y de oír, de manera que su presencia pasa muchas veces desapercibida, puede transmitir la Leishmania. Si se diagnostica a tiempo puede controlarse la enfermedad, pero el tratamiento es costoso y de por vida. La leishmaniosis canina se encuentra extendida por toda la península salvo Galicia y Asturias, donde el riesgo es bajo. La zona con mayor riesgo es el litoral mediterráneo, pero los flebótomos también están presentes en el interior y el cambio climático, con el aumento de la temperatura, va ampliando su presencia. Los meses de mayor riesgo son de mayo a octubre, pero en el litoral mediterráneo puede contraerse incluso en invierno sí las temperaturas se mantienen moderadas. Estos  mosquitos se muestran más activos al atardecer, por lo que si vivimos en una zona de riesgo alto es mejor salir a pasear por la mañana o por la tarde, antes de anochecer. También es prudente dejar que nuestro perro duerma en una zona cerrada, porque aunque es cierto que los flebótomos pueden penetrar fácilmente en nuestras casas, el riesgo siempre será menor. Desde 2012 contamos con una vacuna que puede ayudar a atacar a los agentes que provocan la enfermedad, en caso de que algún indeseable mosquito llegue a picar a nuestro animal.
13177072_10209510810676198_5178186803859509888_n
Además, de los parásitos arriba indicados  no nos debemos olvidar de  otros insectos como son las abejas, avispas y hormigas. Estas pueden causar severas reacciones alérgicas: hinchazón en párpados, orejas, hocico o cara; dificultad y ruidos al respirar; babeo; vómitos y/o diarrea; picor y urticaria. Se debe  acudir de inmediato al veterinario, ya que podría tratarse de un shock anafiláctico. También, se debe tener en cuenta  la procesionaria del pino.  
13151766_10209510809956180_6426362388531254684_n
Métodos para combatir a estos parásitos:
– Se pueden  utilizar pipetas, collares o sprays  antiparasitarios si no  se quiere utilizar productos químicos, un producto ecológico eficaz es  la tierra blanca, tierra de diatomeas. Este producto viene en una talquera, y se espolvorea sobre el animal y se extiende bien por el largo de la cola, la columna vertebral , las axilas, las patas, entre los dedos de las patas, y la base superior de la cabeza.
- Es necesario aspirar  con frecuencia las alfombras y limpiar la cama o mantas donde duerme. Para eliminarlas de estos sitios  puedes poner sal en ellas. Para que este proceso se acelere, prueba a colocar recipientes con agua y diez gotas de detergente líquido. Si saltan allí para refrescarse, no podrán salir por lo aceitoso de la mezcla.
Cepillar  todos los días y comprobar  que no tenga ningún bicho o heces en su pelaje.
-  Podemos utilizar remedios caseros. Uno de los más eficaces es la manzanilla, preparamos un té con algunas flores de esta planta, dejamos que se entibie y embebemos en él un algodón. Después, se lo aplicamos por la piel del perro, sobre todo en las zonas críticas. Otro repelente casero eficaz es utilizar cualquier cítrico como la naranja, el limón o  la mandarina…  Colocamos a hervir medio litro de agua y añade dos cítricos cortados en rodajas. Cuando llegue a ebullición dejamos un minuto y luego bajamos el fuego al mínimo. Dejamos enfriar y vertimos el contenido en  un pulverizador. A continuación, lo pulverizamos sobre todo el cuerpo del perro. Es bueno utilizar el vinagre de manzana para las garrapatas. Mezcla en partes iguales vinagre y agua, moja un algodón o paño limpio, escurre bien y humedece la piel del perro. Puedes hacerlo como último enjuague después del baño.
Kisses,

Olalla perro

2 comentarios sobre:
“Parásitos externos”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*