Perros al hospital

 

Cuando uno está en el hospital durante bastante tiempo puede recibir la visita de amigos, familiares, vecinos… pero no la de su mascota. Hay veces que la gente ha llevado de extranjis al hospital a sus perros, como un señor cuya esposa estaba gravemente enferma  y decidió llevar a su perro escondido en una maleta para que se pudiera despedir de él. Ella, en un momento de lucidez, le convenció para que metiera  a escondidas al perro en su cuarto para que la pudiera ver “una vez más”.

                                            foto: nacion.es

En Canadá, en el hospital Juravinski de Hamilton, los perros van a poder visitar a su dueños cuando estén ingresados. Esto es gracias a  Zachary Noble, un chico  de 23 años diagnosticado con un agresivo linfoma de Hodkin. Durante su estancia en el hospital, echaba de menos a su perro Chase y suplicó a su familia que se lo llevaran para poder despedirse de él. Su tía, accedió a su petición y al igual que en la otra historia, llevó a escondidas a Chase para que Zachary pudiera despedirse de su mejor amigo. El chico empezó a encontrarse mejor, a pesar de los dolores que sufría, se levantaba y jugaba con su perro. Se le veía feliz a pesar de su situación. Poco a poco, con las visitas de su perro, Zachary fue mejorando. Sus defensas subieron y pudo disfrutar de sus últimos días en casa rodeado de los suyos. Zachary, antes de fallece,  les pidió que lucharan para que otros enfermos terminales pudieran despedirse de sus mascotas. Para ello, su tía ha creado la  Fundación Zachary’s Paws for Healing. Hoy en día, esta fundación ofrece la posibilidad de la visita semanal de las mascotas a los pacientes ingresados y,  también, perros de terapia visitan a los enfermos.

En Estados Unidos y Reino Unido hace años que se vienen practicando las visitas terapéuticas de mascotas en ciertos hospitales. Aquí, el único hospital  que cuenta con una unidad funcional de intervenciones asistidas con perros es el Hospital Sant Joan de Déu. En  2011 se comenzaron a utilizar perros para el tratamiento de niños con problemas de salud mental y  a partir de aquí se ha ido extendiendo progresivamente. Actualmente, están presentes en todo el hospital. Han visto que los perros son  útiles para reducir el miedo, la tristeza y para motivar a los pacientes a seguir tratamientos que pueden resultar dolorosos. Tranquilizan y distraen a los niños en los momentos críticos como, por ejemplo, cuando se les tiene que colocar una vía. Los perros visitan cada día las salas de espera para entretener  a los niños, colaboran en la rehabilitación de los que han sufrido una intervención…

foto: es.dreamstime.com/1300

Se ha comprobado que  las visitas de mascotas reducen los niveles de estrés de los pacientes, mejoran los signos vitales, mejoran la comunicación entre el paciente y el personal médico.  Además, las mascotas al poder ver a su dueño reducen el  estrés ya que  pueden estar sufriendo  ansiedad por  separación. Esperemos que dentro de poco tiempo, aunque las mascotas no puedan visitar a sus dueños enfermos, que los hospitales tengan  perros de terapia.

Kisses,

Olalla perro