Pipeta y collar

 

  Nunca está  de más recordaros que en esta época debemos tener especial cuidado con las pulgas, las garrapatas y los mosquitos (flebótomos). Estos parásitos atacan a nuestras mascotas convirtiéndose en peligrosos transmisores de múltiples enfermedades. Aunque su presencia a menudo pasa desapercibida, el mosquito es precisamente uno de los insectos más peligroso. Su picadura causa solamente una leve irritación que desaparece a las pocas horas, pero puede transmitir diferentes enfermedades entre las que destacan la leishmaniosis canina.

  El flebótomo, es mucho más pequeño que un mosquito y también más difícil de ver y de oír, de manera que su presencia pasa muchas veces desapercibida,  puede transmitir la Leishmania. Si se diagnostica a tiempo puede controlarse la enfermedad, pero el tratamiento es costoso y de por vida. La leishmaniosis canina se encuentra extendida por toda la península salvo Galicia y Asturias, donde el riesgo es bajo. La zona con mayor riesgo es el litoral mediterráneo, pero los flebótomos también están presentes en el interior y el cambio climático, con el aumento de la temperatura, va ampliando su presencia. Los meses de mayor riesgo son de mayo a octubre, pero en el litoral mediterráneo puede contraerse incluso en invierno sí las temperaturas se mantienen moderadas.

CIMG3908

  Estos  mosquitos se muestran más activos al atardecer, por lo que  si vivimos en una zona de riesgo alto es mejor salir a pasear por la mañana o por la tarde, antes de anochecer. También es prudente dejar que nuestro perro duerma en una zona cerrada, porque aunque es cierto que los flebotomos pueden penetrar facilmente en nuestras casas, el riesgo siempre será menor.

  Cuando vivimos en una zona con una presencia muy alta de mosquitos o bien cuando valoramos como algo fundamental la protección de nuestra mascota podemos utilizar de manera combinada pipeta y collar. El uso combinado aumenta su eficacia y garantiza una mayor protección. Además, desde 2012 contamos con una vacuna que puede ayudar a atacar a los agentes que provocan la enfermedad, en caso de que algún indeseable mosquito llegue a picar a nuestro animal.

  A Kitty, desde que le picó la garrapatas,  le pongo un collar antiparasitario (Scalibor) y una pipeta (Advantix). Vuestro veterinario es quién mejor os puede informar aconsejar sobre qué productos os va mejor según la zona dónde viváis o vayáis de vacaciones. Así mismo, como parte importante de la prevención debemos acudir al veterinario de forma periódica (al menos una vez al año) para un chequeo general de nuestra mascota.

Kisses,

Olalla

perro

5 comentarios sobre:
“Pipeta y collar”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*