Stop Leishmaniosis

Los expertos  creen  que el 15,7% de los perros en España tienen leishmaniosis y aunque estemos en septiembre e incluso octubre, el  flebótomo, el insecto transmisor de la enfermedad sigue activo por lo que el riesgo de que nuestro perro pueda infectarse continúa siendo elevado. La leishmaniosis es causada por un parásito llamado leishmania, que se transmite a través de la picadura del flebótomo, un insecto parecido a un mosquito pero mucho más pequeño. Cuando el flebótomo pica a un perro para ingerir su sangre puede inocularle el parásito leishmania, que viajará por su torrente sanguíneo provocando lesiones de mayor o menor gravedad, en uno o varios de sus órganos. El flebótomo vive en ambientes con  temperaturas entre 10ºC y 30ºC y una humedad elevada. En nuestro país,  esta enfermedad es endémica, pero su incidencia es cada vez mayor y está extendiéndose a regiones hasta ahora consideradas “libres” de leishmaniosis. Esto se debe al cambio climático y al aumento de las temperaturas, que provocan un incremento del periodo de actividad de los flebótomos, de mayo a octubre, principalmente.

¿Cómo podemos saber sí nuestro perro está infectado? Normalmente, perderá pelo  alrededor de los ojos, orejas y trufa, aunque coma  perderá peso. Además, le saldrán heridas en la piel, sobretodo en la cabeza, lomo y en las patitas.

IMG_6027

¿Qué podemos hacer para evitar que a nuestro perro le pique? Estos  mosquitos se muestran más activos al atardecer, por lo que  si vivimos en una zona de riesgo alto es mejor salir a pasear por la mañana o por la tarde, antes de anochecer. También es prudente dejar que nuestro perro duerma en una zona cerrada, porque aunque es cierto que los flebótomos pueden penetrar fácilmente en nuestras casas, el riesgo siempre será menor. Debemos usar mosquiteras en las ventanas y usar pastillas anti mosquitos. Cuando vivimos en una zona con una presencia muy alta de mosquitos o bien cuando valoramos como algo fundamental la protección de nuestra mascota podemos utilizar de manera combinada pipeta y collar. El uso combinado aumenta su eficacia y garantiza una mayor protección.

Además,  a  finales de año se comercializará  la primera vacuna que protege durante un año desde el mes siguiente a su inoculación y se puede administrar a partir de los seis meses de vida a perros no infectados. No tiene efectos secundarios negativos ya que contiene antígenos específicamente seleccionados de cuatro proteínas extraídas del mosquito responsable de la enfermedad. También, la leishmaniosis afecta a las personas y es la segunda enfermedad infecciosa con más mortalidad en humanos después de la malaria, hay unos doce millones de personas infectadas en el mundo (datos de la Organización Mundial de la Salud).

IMG_5937

Vuestro veterinario es quién mejor os puede informar y aconsejar sobre qué productos os va mejor según la zona dónde viváis o vayáis de vacaciones. Así mismo, como parte importante de la prevención debemos acudir al veterinario de forma periódica (al menos una vez al año) para un chequeo general de nuestra mascota.

Kisses,

Olalla perro

4 comentarios sobre:
“Stop Leishmaniosis”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*