Un güito de aceituna

 

El sábado a la mañana tuvimos que ir con Kitty a urgencias. Se levantó y devolvió un poco de bilis, no quiso casi desayunar y a media mañana empezó a tener dolores. Estaba metida en su cuna y apenas salía, solo cuando le daba el dolor.

img008

Llamamos al veterinario y nos dio cita a las 12 del  mediodía. Bajo toda contenta, la palpo y nos dijo que la dolía. La hizo una radiografía y allí se vio que tenía algo. ¡Menos mal,  lo tenía en el intestino grueso! Decidió ponerla  dos enemas y  nada. Volvió a  repetir la  radiografía y se vio que estaba  a punto de salir por lo que la pusieron una lavativa. Al final,  era  un  güito  de aceituna. La pincharon un antiinflamatorio para el estómago y nos  mandaron unas latas, ¡qué devora!,   para recuperar el intestino.

fff

Por la tarde, estuvo un poco más animada y el domingo ya más contenta. Hoy, nos toca ir  a revisión.

En el veterinario, había una perra que con un año ya la han operado dos veces pues se come de todo desde palillos a calcetines. Creo que a Kitty la compraré un bozal para ir a la calle pues menudo susto me lleve.

 ¿Qué se comen vuestros perros?

Kisses,

Olalla

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*