Una vivienda social o su perro

Aunque parece que la sociedad esta cambiando y los poderes públicos están más sensibilizados con los animales, aún no encontramos noticias como ésta.

La Junta de Andalucía pone en alquiler casas para “determinados colectivos (jóvenes, familias monoparentales, víctimas de violencia de género, mayores). Estas viviendas se reservan “para unidades familiares cuyos ingresos no superen 3,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM). Pues bien, estas personas no pueden tener un perro, porque para la Junta de Andalucía es incompatible, necesitar una vivienda protegida y compartir tu vida con una mascota.
dog-869506_640

En la web de PACMA, nos explican el caso de una mujer que llevaba seis años esperando ser elegida como inquilina para optar a una vivienda de alquiler social. Cuando llegó esa casa, en un frío y escueto escrito, la Administración andaluza le ha comunicado que los perros no están permitidos en las viviendas de alquiler social y que debe elegir: o su casa o la compañía que supone su animal. Desde PACMA han iniciado contactos con la Junta de Andalucía para exigir la rectificación de esta injusta norma.

No se entiende que desde las instituciones se legisle en contra del abandono y se impongan sanciones por ello y luego nos obliganabandonarlos si necesitamos una vivienda  social. Ninguna persona debería tener que elegir entre su derecho a una vivienda y un miembro de su familia. Además, muchas de  estas personas tienen a sus mascotas como única compañía para sobrellevar la difícil situación que viven.

 

Kisses,

Olalla perro

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*