Vacuna de la rabia (2ª parte)

 

La semana pasada le llevé a Kitty a ponerse la vacuna de la rabia. Elegimos un día que llovía a cántaros y aunque llevaba puesto el abrigo llegó empapada pues no quería ir en brazos. Aunque no es obligatoria en algunas comunidades autónomas yo a Kitty la vacuno. Hace dos años se produjo un caso de rabia en España (libre de ella desde el año 1978)  de un perro que había estado durante un periodo de cuatro meses en Marruecos  y, también, se produjeron dos casos en Europa (en Holanda y en Francia).

CHAPA

A Kitty le encanta ir al veterinario pues le dan chuches, ni se entera cuando le pinchan. Le hicieron una revisión general: oídos, ojos, corazón… Ha  engordado un poco pues como ha hecho tan malo no ha querido salir de casa.

DSC00460

DSC00461

DSC00465

En el veterinario había un perrito, llamado Risto, hicieron muy buenas migas.

DSC00464

DSC00466

Nuestro amigo del blog “El Mini Zoo” nos hablaba hace pocos  días de la chapa identificativa que te dan cuando a tu perro le ponen la vacuna de  la rabia. No es obligación por parte de los dueños, el enganchar dicha chapa en el collar del animal, pero sí es conveniente ya que así se ve a simple vista que el animal tiene la vacuna de la rabia puesta. Todos los años cambia de color para que se puedan distinguir fácilmente, este año es de color morado.

DSC00479

Por último, debemos recordar que si una persona es mordida por un perro que podría tener o tiene la rabia  se debe lavar bien la herida con abundante agua y jabón, además debe acudir inmediatamente  a un centro de salud. En caso de considerarse necesario, la persona que fue mordida recibirá una serie de vacunas antes que se presenten los síntomas, ya que la rabia en estado avanzado no tiene curación posible. Por lo que es  de vital importancia que tomemos medidas de prevención, así que es conveniente vacunar a los perros desde que son cachorros y repetir la vacunación anualmente.

Kisses,

Olalla

perro

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*