Visita al veterinario

 

El viernes pasado fui con Kitty al veterinario a una consulta para despejar las dudas que tenía sobre la conveniencia de vaciarla. Esta vez el embarazo psicológico le ha durado muchas semanas, no quería salir a la calle, no comía e iba con su muñeca de habitación en habitación lloriqueando. Cuando buscaba un lugar seguro, excavaba con sus patas, la ponía  y  luego con el morro la tapaba.

El embarazo psicológico  es un fenómeno fisiológico que pueden sufrir algunas perras y  consiste en la aparición de las mismas manifestaciones que podría presentar una hembra embarazada aunque sin estarlo.

Los cambios físicos serán los más evidentes:
•    Hinchazón de las mamas.
•    Producción de leche o líquido seroso.
•    Abdomen abultado.
•    Aumento de peso.
•    Flujo vulvar.

Estos son los principales cambios en el comportamiento:
•   Nerviosismo, la perra parece no encontrar sosiego en ningún sitio.
•  Alteraciones del apetito; desde simple inapetencia hasta alteraciones más graves como anorexia o bulimia.
•   Gimoteo constante.
•   Preparación maquinal del lugar del supuesto nacimiento.
•   Instinto maternal exagerado; llevará hasta su cesto juguetes u objetos, los tratará como a sus propios cachorros mostrándose agresiva ante cualquier intrusión.
•   Carácter inseguro, muy susceptible a mostrarse tanto agresiva como temerosa.DSC00684La veterinaria nos dijo que la ovariohisterectomía previene la aparición de enfermedades muy graves como la infección de útero, tumores de ovario y cáncer de mama.

La extirpación del aparato reproductor puede tener algunos efectos adversos:

- Tendencia al sobrepeso, por ello nos debemos preocupar un poco más de su alimentación e incrementar el ejercicio.

-  Algunas perras desarrollan incontinencia urinaria por falta de estrógenos pero, me dijo la veterinaria que se les da un jarabe para ello.

¿Me contáis vuestras experiencias?

Kisses,

Olallaperro

1 comentario sobre: “Visita al veterinario”

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.


*